martes, 2 de diciembre de 2014

Fenómeno Best Seller: una historia de discriminación



  • Muchas son las discusiones que rodean a la llamada literatura "best seller", blanco del desdén de los círculos literarios más exigentes y elitistas. Se le cataloga incluso de "literatura basura", por el simple hecho de arrastrar grandes ventas a su paso y gozar de la preferencia de una amplia mayoría de lectores. Pero... ¿qué hay de cierto y verdad sobre lo que se dice del fenómeno Best Seller?
Primero cabría preguntarse: ¿qué es un best seller? Las denominaciones sobran, pero no todas ellas sea, tal vez, las más acertadas. En la actualidad, un libro best seller es, en el término más sencillo y fácil de digerir, aquel libro que se vende mucho. 

Para muchos lectores pudorosos y académicos expertos en la materia, que un libro se venda mucho y sea leído por las masas es causal de sospecha; de que algo malo debe tener. No nos extrañemos. Incluso en el mundo de la literatura, las modas echan a varios para atrás. A veces tienen razón, pero otras veces no tanto. A veces -y con más frecuencia de la que parece-, ocurre simple y llana discriminación literaria.

Para que un libro se venda mucho, este debe contar con ciertos requisitos básicos: marcar una tendencia de época, abrir un imaginario que conecte fácilmente con los lectores y ser absorbente, de forma que el lector necesite seguir leyendo para saber qué ocurrirá en las páginas siguientes. En el caso de los libros de dudosa reputación, apenas salen al mercado, ya cuentan con una amplia difusión publicitaria.

Sin embargo, un libro puede contener todas estas características, y no por ello será un libro bueno o un libro malo. Las opiniones suelen ser, a menudo, muy subjetivas, pero hay que tener en cuenta que hay muchos libros malos que no se venden, y muchos libros buenos que sí se venden. Y viceversa.


José Antonio Marina, experto en este tema, habla de un doble canon:

 "Tradicionalmente, la historia de la literatura se ocupa de los libros de mayor calidad, de los hitos importantes de la tradición literaria, desde un punto de vista intemporal. Solo importa su valor objetivo, que se manifestaría aunque solo un lector -el encargado de juzgarlo- lo hubiera leído. En cambio, en los best sellers, el público, el lector, tiene un protagonismo especial, puesto que es él quien decide lo que entra o no en esa historia. Dos cánones van a enfrentarse: el canon ideal y el canon real. Y cuando una obra está en ambos -en la historia de la calidad y en la historia de la popularidad- pertenece a una categoría especial, para mí apasionante, que denominaría canon total".


Dickens y Arthur Conan Doyle también fueron Best Sellers


Para muchos, novelas como Crepúsculo, El Código da Vinci o Cincuenta Sombras de Grey adolecen de falta de calidad literaria, pero si se estudia bien su contenido y fenómeno, la razón por la que capturaron el interés de tantos lectores (y no-lectores) tiene que ver mucho con la polémica generada a raíz de su contenido, del boca a boca, su contexto histórico o un cuidadoso trabajo de márketing. 

En este mismo saco caen novelas que, contrario a las otros tres, son consideradas obras maestras, como muchos de los libros de Charles Dickens (Historia de Dos Ciudades), El Nombre de la Rosa, de Umberto Eco, o Cien Años de Soledad, de García Márquez. También podemos mencionar Guerra y Paz, Lo que el viento se llevó, Los Miserables, El Principito. Libros muy vendidos en su tiempo y hoy considerados clásicos.

Cuando vivía, Charles Dickens también tuvo numerosos detractores. Lo acusaron de lo mismo que acusan hoy a muchos escritores super ventas: de ser comercial, de ser tendencioso y facilista. En definitiva, de ser mal escritor. Pero hoy en día, nadie podría dudar del enorme peso literario que tiene Dickens, un escritor que se sigue leyendo y se ha convertido en un clásico.

¿Es entonces, un libro que se vende mucho, un libro malo? Siguiendo la línea histórica de la literatura, la respuesta sería: no. Es innegable que muchos libros best sellers tienen muy baja calidad literaria o contenido poco profundo, pero para manifestar aquello, es preciso leerlos; no dejarse arrastrar por opiniones ajenas e infundadas a raíz de la moda de desechar lo que es comercial o se vende mucho. Esto también puede aplicarse al cine.

Otro autor super ventas fue Arthur Conan Doyle, el creador del conocido Sherlock Holmes. También fue mirado en menos por muchos de sus colegas y denostado por numerosos críticos literarios de la época. Le acusaron de ser comercial. De intentar "agradar a las masas". Sin embargo, hoy es adorado por toda clase de lectores, e incluso leído en universidades. El mismísimo Borges era un lector ávido de las aventuras de Holmes y Watson.

El error enorme que cometen muchos académicos, críticos y lectores exquisitos, es caer en la discriminación social a raíz de la preferencia masiva de un libro. La literatura no es aristócrata o plebeya, por ende, no todo lo que sea leído por "el pueblo" es necesariamente algo malo o de pésima calidad. Muchos libros adorados por la crítica son, a veces, libros basura. Y muchos best sellers son -y probablemente serán- clásicos imprescindibles que derrochan el amor por la literatura.


jueves, 13 de noviembre de 2014

Libros que cambian vidas: los lectores recomiendan sus favoritos

"¿Y ahora qué haré con mi vida?"


Todos los lectores hemos leído novelas o autores que nos han revolucionado por dentro. Libros inolvidables que, para muchos de nosotros, fueron los que nos sumergieron de forma irreversible en el mundo de las letras, conectándonos con realidades que sobrepasaron los límites de la ficción para instalarse sin remedio en nuestro corazón. Algunos lectores del blog cuentan su experiencia con aquel libro que los marcó y declaran por qué hay que leerlos.


En los últimos años,gracias a la popularidad de las redes sociales, son cada vez más los lectores que se atreven a recomendar lecturas. Hay incluso reseñistas con canales en youtube, y la mayoría de ellos son jóvenes o adolescentes, lo cual contradice la popular sentencia de que los "jóvenes de hoy no leen". Este mismo blog es un ejemplo de la pasión que inspiran los libros, y la blogósfera literaria se vuelve cada vez más versátil en cuanto a géneros y tipos de lecturas.

Pero los gustos varían según el lector. Y es que no a todos les marcan los mismos libros, lo cual inserta en una paradoja a los blogs de reseñas literarias. Ocurre con frecuencia que aquel libro que alguien quizá no recomendó (tal vez porque no lo entendió o le aburrió), para otro lector ese mismo libro puede tratarse de una obra brillante e imprescindible en su biblioteca. En este sentido, el valor de la obra depende, muchas veces -y como la misma belleza humana-, del ojo que sigue su narración y la conexión que pudo entablar con aquel que decidió zambullirse en sus páginas.

Por eso, ocho lectores del blog hablan sobre esas novelas que marcaron un antes y un después en sus vidas y ocupan un sitio de honor en el podio de su literatura imprescindible.



Alejandro Samaniego (28), nunca fue un buen lector durante su adolescencia. Su padre sí que leía, pero nunca le llamaron la atención las novelas que esté tenía en su biblioteca personal.

"En realidad, yo creo que quisieron matarme el amor por la lectura cuando iba al colegio" dice mientras sus ojos se pasean por las estanterías de su casa. 

Cuenta que en el colegio siempre les impusieron la lectura con una agresividad rayana en lo militar. Para Alejandro, leer era -desde la estricta visión que tuvo en el colegio-, una especie de castigo. El epítome perfecto del aburrimiento al que todo estudiante debe someterse.

Pero cuando tenía dieciocho años, en el verano del 2004, una lesión en su cadera, producto del accidente que tuvo mientras conducía su moto, lo obligó a permanecer inactivo durante dos meses completos. El estricto reposo recomendado por sus médicos le dio la oportunidad de buscar salidas al tedio, y una de esas salidas fue leer.

"Le pedí a mi papá que me recomendara un libro bueno. No sé por qué le dije que quería que fuera algo clásico. Un clásico entretenido eso sí. Un libro con el que pudiera viajar mentalmente para que se me pasara rápido el tiempo", dice Alejandro.

Y su padre le llevó dos libros: La esfinge de los hielos , de Julio Verne, y El plantador de tabaco, de John Barth. Eligió el segundo porque le llamó la atención la portada.

"Había leído algunos libros buenos antes, cuando iba al colegio, pero nunca uno como este. Para mí, el plantador de tabaco fue un antes y un después. Antes del plantador de tabaco, yo no conocía la literatura, después del plantador de tabaco, los libros se convirtieron en algo muy necesario. Todos los años lo leo. Nunca me aburre. Es un libro tremendo que todos deberían leer, porque además de estar muy bien escrito, te da muchos momentos de diversión pura", dice.

Alejandro cuenta que se leyó el libro en tres días. Y tras innumerables lecturas hasta la fecha, sigue siendo su favorito. Lo recomienda a todo el mundo, pero lamenta su escasa reedición. 

"No sé por qué no es tan conocido, porque tiene un lenguaje muy fluido, a pesar de su riqueza de detalles. Para mí, este es el libro que me inició en la literatura"

Alejandro también recomienda:

  • Las Uvas de la Ira -Steinbeck
  • El guardián entre el centeno -Salinger
  • Un artista del mundo flotante


A Javier Alcaíno (20) nunca le gustó leer cuando era niño. Admite que por falta de interés y porque la lectura prematura del Cid Campeador y Cien Años de Soledad en el colegio le hicieron alejarse todavía más de la lectura.

Para él, la diversión no podía asociarse a los libros a menos que éstos fueran cómics. Y es que si bien no leía novelas, sí era aficionado a la literatura ilustrada: mangas, cómics, novelas gráficas.

Pero el día en que su nueva profesora de lenguaje les pidió como lectura del mes El Príncipe de la Niebla, del autor español Carlos Ruiz Zafón, fue para él un día definitivo. El día en que entró en su vida aquella historia de drama y suspenso que la haría devorar libro tras libro hasta la actualidad. Que le hizo enamorarse inexorablemente del poder de la palabra escrita.

"El príncipe de la niebla es muy especial para mí" cuenta mientras hojea su ejemplar. "Fue una historia que prácticamente me devoré, porque está tan bien escrito, todo tan llena de giros y misterios, que era imposible soltar el libro. Luego me leí todo lo del autor y ahora es uno de mis escritores favoritos"

Para Javier, este libro le demostró que los libros podían ser tan adictivos como las películas. Que todo dependía de como estuvieran escritos. 

"No digo que un libro como Cien años de soledad o La Odisea sea algo aburrido, pero sí puede ser demasiado para un niño que no está acostumbrado a leer. Si yo quisiera iniciar a un niño o un adolescente en la lectura, sin duda que le recomendaría empezar por El Príncipe de la Niebla"

Javier también recomienda: 

  • Historia de dos ciudades - Dickens
  • La ladrona de libros
  • El curioso caso del perro a medianoche


José Miguel Moreno (23), estudiante de periodismo, descubrió su libro favorito en la universidad, durante un ramo sobre literatura. El profesor les pidió que leyeran Estrella Distante, de Roberto Bolaño, y para José Miguel fue una conexión inmediata.

Antes de aquel libro, dice, todo lo que había leído no había valido realmente la pena.

"Yo sabía de la existencia de Bolaño pero nunca había leído una novela de él, lo relacionaba con Chespirito (risas) Me fascinó su narrativa. Estuve dos días leyendo Estrella Distante, sin parar. Sentí que era un autor que yo siempre estuve buscando sin saberlo. Y cuando leía a Bolaño sentía que lo que había leído antes no era bueno. Bolaño fue un antes y un después"


Gracias a aquel libro, José Miguel se lanzó a leer novelas más complejas, que antes no le llamaban la atención. Para él, Bolaño es un autor imprescindible, pues sabe que no es el único joven a quien su particular narrativa ha seducido.

"Recomiendo Estrella Distante porque es un libro que atrapa y nos enseña el lado oscuro del ser humano de una forma totalmente única. Un libro que me llevaría a una isla desierta sin dudarlo"

José Miguel también recomienda:

  • Loco afán - Pedro Lemebel
  • La insoportable levedad del ser- Milan Kundera
  • La senda del perdedor - Bukowski



"No sé como describir lo que me produjo este libro con palabras. Todo lo que pueda decir se queda corto"

Así lo expresa Valentina Naso (19), para quien El Castillo Ambulante fue una revelación absoluta, porque nunca había leído algo tan atrapante, conmovedor y mágico.

Se lo regalaron cuando tenía trece años. A Valentina ya le gustaba leer. Era fanática de las novelas policiales, de Harry Potter y la mitología.

Pero cuando llegó a su vida El Castillo Ambulante, su visión literaria cambió de golpe:


"Al poco de leer, ya tenía los brazos como escarpias de lo asombrada que me tenía la historia. No era solo la historia o los tremendos personajes..., es algo que no puedo describir. Nunca voy a olvidar lo completamente fascinada que me sentí cuando leí por primera vez ese hermoso libro"

Hasta el día de hoy, El Castillo Ambulante sigue siendo su libro favorito. Valentina cuenta que es una historia más compleja de lo que parece y que siempre se le pueden sacar dobles lecturas.

"Definitivamente, este libro se lo leeré a mis hijos" añade con una sonrisa.

Valentina también recomienda:


  • Historias de cronopios y famas - Cortázar
  • Melmoth el errabundo 
  • La fuerza de su mirada - Tim Powers


Ayelén Rivera le tomó el gusto a la literatura desde muy joven. Para ella, el primer libro que marcó su camino como lectora fue Momo, de Michael Ende. Tenía diez años y el libro le impresionó tanto que incluso llegó a creer que los hombres grises (personajes de Momo) eran reales.

Después de Momo hubo muchas lecturas, por supuesto. Cientas de ellas. Libros malos y libros buenos; largos y cortos; divertidos, tristes y aburridos. El destino de Ayelén era la literatura.

Así se lo manifestó a sus padres cuando decidió estudiar filosofía y letras en la universidad, descartando su opción de leyes, lo cual fue una ligera decepción para sus padres. Pero ella no lamentó nunca su decisión. Ella quería leer.

Sin embargo, Ayelén vivió en la universidad una experiencia ominosa: la sequía literaria. Simplemente, parecía que ya nada le gustaba. Ninguno de los libros que pasaban por sus manos lograba despertar dentro de ella la chispa del entusiasmo. 

Hasta que El libro de Arena, una recopilación de relatos de Borges, cayó en sus manos. Ocurrió de pura suerte, pues aquel libro se le había quedado a alguien en la mesa de la biblioteca donde ella estudiaba. 

"A la primera ojeada, comprendí con asombro que aquello era algo que jamás había leído antes. Estaba ante algo mágico, indescriptible. Borges llegó a mi vida como un terremoto"

El primer relato, El Libro de Arena, fue para Ayelén la puerta a un nuevo universo literario. Por supuesto, no tardó en devorar todo lo que encontró del autor argentino. Se convirtió en su escritor de cabecera.

"Yo no sabía nada de Borges hasta que me encontré ese libro y fue como amor a primera vista. Yo creo que todos los lectores deberíamos leer a Borges"

Ayelén también recomienda:


  • Un hombre que duerme- Georges Perec
  • Siete cuentos imposibles - Javier Argüello
  • Crónicas Marcianas - Ray Bradbury



Para Alicia Gray(24), el libro que marcó su vida como lectora y como escritora fue El Conde de Montecristo. Es su libro de cabecera no solo porque le hizo conocer el amor profundo por las historias, sino porque la inspiró a escribir.

Lo leyó a los quince años y todavía recuerda las sensaciones que le produjo:

"Empecé a leerlo en el metro. La gente me miraba porque era un libro gordo, de más de mil páginas. Nunca un viaje en metro se me hizo más corto"

Alicia prácticamente se encerró en su casa a leerlo. Tardó una semana, aunque dice que habría tardado menos de no ser porque tenía que comer, ir al colegio y hacer vida social.

"Pero cuando ya iba por la mitad, fue imposible que alguien lograra hacerme soltar el libro. Es una puta obra maestra que todo el mundo debería leerse", declara.

Dice que ha leído mucho. Que ha perdido la cuenta. Y aunque hay muchos otros libros que la han marcado, El Conde de Montecristo sigue siendo su libro favorito, tanto por su monumental historia como por el lazo sentimental que le une a él, pues al acabarlo, decidió que iba a escribir y convertirse en escritora. 

Ayelén también recomienda:

  • Moby Dick - Herman Melville
  • Grandes esperanzas - Charles Dickens
  • La sombra del viento - Carlos Ruiz Zafón



Humberto Cabrera (33) es pintor y poeta. Siempre le gustaron los libros. Eran un elemento común en su casa, gracias a su abuelo y su madre, que siempre le regalaron libros.

Cuando era niño le gustaban los cuentos de Sherlock Holmes y los dibujos de Moebius, a quien admiraba. Pero nunca un libro le marcó realmente hasta que llegó a sus manos un libro rarísimo, difícil de encontrar, llamado Monstruos y Prodigios.

"Este libro es mi regalón. Lo llevo siempre cuando viajo; lo releo cada vez que puedo. Tiene las hojas amarillentas, la tapa medio destrozada. No me voy a desprender de él nunca"

Lo encontró, por esos azares del destino, en una pequeña librería de viejo que hoy ya no existe. Le llamaron la atención su portada y el título, pero al abrirlo y empezar a leer, quedó extasiado.

"Es el libro perfecto para mí: una combinación de ilustraciones únicas e historias atrapantes. Siempre que ando falto de inspiración, agarro el libro y me pongo a leerlo. O simplemente, hojearlo"

Humberto también recomienda:

  • La máquina del tiempo - H.G Wells
  • La invención de morel - Adolfo Bioy Casares
  • Yo robot - Asimov



Para Daniel Logan (38), hay tres tipos de libros:

"Los libros malos, los buenos y Solaris"

Se podría decir que Solaris sería, en su caso, el primero que encabeza la lista de obras maestras. Y Daniel, profesor de literatura, ha leído bastantes obras maestras.

"Solaris me marcó profundamente. Lo leí cuando tenía veinte años y después de su lectura recuerdo que di un largo paseo. Mi visión del mundo había cambiado abruptamente, y la culpa la tuvo ese libro"

Daniel ha recomendado este libro a todos sus cercanos y está orgullo de decir que ha logrado que varios se entusiasmaran con su lectura.

"Solaris es una novela sumamente compleja: aterradora, filosófica, trepidante. Tiene todos los ingredientes que yo le pido a una buena historia"

Daniel también recomienda:


  • El hombre ilustrado - Ray Bradbury
  • Poesía vertical - Roberto Juarroz
  • El proceso - Franz Kafka




jueves, 14 de agosto de 2014

Pagando por ello- Novela gráfica de Chester Brown


Quiero empezar a reseñar novelas gráficas. Muchas. Y aunque mi pretensión en un principio era comenzar con la famosa "Persépolis", he decidido partir con esta curiosa obra del reconocido dibujante canadiense, Chester Brown.

La verdad es que comencé a leer esta historia con una curiosidad anticipada, ya que esta es, efectivamente, las memorias del dibujante como "putero". Eso llama mucho la atención, ya que no cualquier hombre -ni mucho menos un individuo de perfil más público- es capaz de admitir sin tapujos que paga a prostitutas para tener sexo.

Debo recalcar que esta es una novela para gente con criterio formado. Habrá cosas que sin duda muchos no comprenderán, como las opiniones favorables que el autor tiene con respecto al hecho de que muchas mujeres decidan prostituirse. Así es: el autor defiende la prostitución como un derecho y un trabajo tan loable como cualquiera.

El caso es que el autor decidió empezar a pagar prostitutas -ante el horror de sus amigos y conocidos- tras terminar una larga relación con la que había sido su pareja. Una decisión que al principio le costó.


A mí esta novela gráfica me ha gustado bastante. Siempre viene bien leer cosas desde un punto de vista original y ajeno al nuestro, incluso controvertido. De este dibujante yo no había leído nada antes, siendo que es bastante famoso, pero me ha parecido muy entretenido su estilo de dibujo y su forma de narrar.


Lo único que criticaría es que los personajes son muy rígidos y carecen de expresión, pero todo lo demás está muy bien, permitiendo una lectura fluida, sin distracciones.


Al final del libro (y muy sabiamente) el autor ha colocado una suerte de entrevistas y declaraciones en las que habla con más propiedad sobre el tema de la prostitución. Sin duda es una lectura inusual que no dejará indiferente a quien se acerque a ella. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...