lunes, 29 de abril de 2013

Sobre cómo Roberto Bolaño me cambió la vida

 
 En un día como hoy, nació Roberto Bolaño. Por supuesto, no refiero al actor que interpretó al Chavo del 8. Y tampoco pretendo con esta entrada hablar sobre la maravillosa prosa y obra de este escritor porque siempre he tenido la impresión de que Bolaño no es un escritor para recomendar; no es ese tipo de escritor que les gusta a todos. A Bolaño hay que descubrirlo. Hay que asimilarlo. Adentrarse en su mundo es como probar por primera vez el vino, y si te haces adicto al "vino de su prosa", ya estás completamente bolañizado.
 
Pero mi relación con Bolaño es especial.
 
Por aquellos días la mayor parte de lo que leía, escuchaba, veía y pensaba tenía el sabor de la mierda seca. Fue una época algo tormentosa de mi juventud. No tenía ganas de nada. Todas mis aspiraciones me parecían vacías y el mundo demasiado hipócrita me daba rabia. Más de lo normal.
 
Mis días autistas parecían estar al borde de la fase más oscura: la desesperación. Y entonces, una tarde, caminando por las calles de esta ciudad inasible y engañosa llamada Santiago, entré a una librería para relajarme. Quería comprar un libro específico, recuerdo, pero no recuerdo qué libro era. Quizá nunca lo recuerde.
 
Y entonces allí estaba aquel muchacho de chaqueta de cuero roja con su mirada absorta; absorta en un libro de cubierta roja.
 
"No tengo dinero" suspiró con una sonrisa cuando me pilló intentando leer el título de la portada. Los detectives salvajes, se llamaba.
 
"¿Es bueno?" le pregunté.
 
"Tan bueno que muchos lo odian a muerte" me dijo él.
 
Charlamos un rato y luego se fue. Miré los títulos del escritor y elegí comprar el más barato: un libro de cuentos titulado "Llamadas Telefónicas". Con el libro en mano, partí derechito a la plaza a comprobar por mí misma por qué aquel escritor de culto había conquistado a tantos lectores.
 
Fue amor a primera vista. O a primera leída.
 
Eran los cuentos más originales que había leído nunca. Quizá solo Cortázar o Chéjov lo igualaban. Pero Bolaño no escribe como Cortázar ni como Chéjov. Su prosa tiene una impronta única, que no sigue las reglas de la literatura ni mucho menos del cuento definido como tal.
 
Leer un cuento de Bolaño fue para mí como leer una pequeña novela. O un estracto íntimo de la vida de alguien.
 
Y con Bolaño me sucede una cosa extraña: no me importa qué historia me va a contar ya que son sus personajes los que me hipnotizan. Los personajes de Bolaño, que podrían ser cualquiera de nosotros, tienen ese no sé qué que hace que quieras saber todo de ellos.
 
Mi relación con Bolaño es especial. Un poco platónico o un poco de todo. Ya no soy el mismo que era antes de leerle. Bolaño es para mí el escritor maldito más bendito de Latinoamérica. Y si hay un lugar que sabe sobre escritores malditos, ese es el continente Americano.
 
Gracias, Roberto.
 

 

 

 
LOS PERROS ROMÁNTICOS

En aquel tiempo yo tenía veinte años
y estaba loco.
Había perdido un país
pero había ganado un sueño.
Y si tenía ese sueño
lo demás no importaba.
Ni trabajar ni rezar
ni estudiar en la madrugada
junto a los perros románticos.
Y el sueño vivía en el espacio de mi espíritu.
Una habitación de madera,
en penumbras,
en uno de los pulmones del trópico.
Y a veces me volvía dentro de mí
y visitaba el sueño: estatua eternizada
en pensamientos líquidos,
un gusano blanco retorciéndose
en el amor.
Un amor desbocado.
Un sueño dentro de otro sueño.
Y la pesadilla me decía: crecerás.
Dejarás atrás las imágenes del dolor y del laberinto
y olvidarás.
Pero en aquel tiempo crecer hubiera sido un crimen.
Estoy aquí, dije, con los perros románticos
Y aquí me voy a quedar.



Ya son 100 seguidores en el blog. ¡Muchas gracias a todos! =D

10 comentarios:

  1. Ayer he encontrado en la web de rtve un documental sobre Bolaño, el último maldito. Al mejor, te puede interesar :) un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. =O Sí, me encantaría verlo! Voy a echarle un vistazo. Gracias =)

      Eliminar
  2. Aún no me he estrenado con este autor. A ver cuándo lo hago, que lleva tiempo entre mis pendientes, pero reconozco que no sé por qué, pero algo de miedo me da...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, suele pasarme eso también cuando no he leído a autores consagrados "me da miedo". Yo te recomendaría sus cuentos. Son muy buenos e ideles para adentrarse en su mundo.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Vaya ya te dije yo que al recomendarme Bolaño y haberlo escuchado últimamente por tantos lugares acabaria por leer algo de él. Decirte que con ésta entrada ya me has convencido del todo. El próximo dia que vaya a la biblioteca iré directamente al estante que lleve su apellido grabado en el lomo del libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es genial! =D En verdad espero que Bolaño logre encantarte tanto como a mí. Yo te recomendaría leer primero sus cuentos antes de saltar a su novelas eso sí.

      Un abrazo!

      Eliminar
  4. tomo nota de que los cuentos son buenos para conocer al autor, a quien debo confesar que tampoco he leído nunca.
    Un abrazo y ¡que lleguen muchos más seguidores!
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar ^^

      Sí, definitivamente sus cuentos son la mejor forma de adentrarse en su mundo. Si no lo has leído, ya llegará el momento y podrás juzgar por ti misma.

      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Con Bolaño tengo que tomarme algún que otro té. Tengo muy pendiente la literarutra escrita en nuestro propio idioma...me dió fuerte años atrás...ahora ando atrapada en la literartura inglesa.
    Pero, no obstente, tengo que hacer incisos...hay escritores que echo en falta.
    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  6. Yo también lo tengo pendiente y me da tanto respeto que quiero leerlo con tranquilidad. Es como que no quiero que me decepcione, pero leída tu entrada me parece que no tardaré mucho.
    Saludo
    Teresa

    ResponderEliminar

Comentarios Indiscretos...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...