lunes, 2 de abril de 2012

La vanidad de algunos lectores

El otro día, conversando con una amiga sobre películas y música, surgió un tema curioso: el placer de coleccionar nuestras pasiones. Ella, que es una gran cinéfila, siempre ha gozado de tener los discos originales de todas sus películas y músicos preferidos, colección que se impone en su habitación con estanterías que van desde el suelo hasta el techo.

Entonces yo pensé que tenía la misma aficción. Disfrutaba no solo "leyendo", sino también "teniendo" los libros entre mis manos y aspirando el aroma de sus páginas.

Porque pocos lectores asiduos podrían decir lo contrario: somos, por lo general, amantes de las buenas ediciones. Tanto que más de una vez hemos comprado un libro por su genial portada, invaluable edición o porque sencillamente nos encantó el diseño total. Algunas veces eso juega en contra, cuando se da el caso de que la historia no estaba a la altura de su preciosa portada. Pero lo cierto es que yo disfruto mirando mis libros; disfruto tocandolos, oliéndolos... o simplemente observando lo bien que se ven en la estantería de mi habitación.

Porque, al fin y al cabo, los humanos somos vanidosos. Y los lectores no nos quedamos atrás. Nos gusta la sensación de tocar, de "poseer" algo que amamos o nos llama la atención, y en el caso mío, debo decir que desde hace muchos años que prefiero leer un libro en su formato físico que en una pantalla. A mi los E-Books no me van, simplemente. No me van porque me arden los ojos cuando leo una novela en una versión digital, porque no puedo transportarlo de forma económica en mi bolso sin temor a que me roben el aparatito y porque extraño esa complicidad entre las páginas y yo.

Un libro físico, en mi opinión, es mucho mejor que el digital (si hablamos en términos superficiales) El romanticismo de leer una historia impresa en el papel-esa que podrás luego colocar en el estante y volver a sacar cuando te apetezca-, es un placer que un libro en digital no te puede dar. Además yo tengo la costumbre de subrayar frases para releerlas.

Por ejemplo tengo otra amiga que es fanática de la historia de Peter Pan, y una de sus pasiones es coleccionar todas las ediciones que encuentre del libro, aunque estén en otro idioma. Ella también lo admite: ama las bonitas ediciones tanto como las historias.

Y sí, algunos dirán que es más cara la versión impresa (aunque no por mucha diferencia, la verdad), pero para mí vale mucho la pena. Vale la pena porque me encantan los libros: tanto leerlos, olerlos y tocarlos. Y si son usados, mucho mejor, ya que transportan entre sus páginas las historias de otros lectores que en algún lugar o momento disfrutaron con ellos. 

¿Superficialidad? Quizás. Pero más de alguno me entenderá ^_^

11 comentarios:

  1. A mí también me encanta tener los libros físicos que me gustan especialmente por la portada o por la historia que contienen, aunque los digitales son un buen complemento ya que no tengo espacio para tantos libros, pero seguiré coleccionando
    besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar, Tatty ^^

    La verdad es que yo en digital simplemente no puedo. Como dije, terminan ardiéndome los ojos o no me acostumbro.

    Yo es que aunque no tenga espacio se los hago como sea XDD

    ¡Abrazos! =)

    ResponderEliminar
  3. Sencillamente opino todo (menos una cosilla) lo que dices aquí, el temor de que te roben un aparato que te ha salido caro y así no poder leer donde quieras, el escozor en los ojos cuando llevas demasiado rato leyendo de una pantalla, y lo que más, el orgullo de poder ver todos los libros de que has leido en tu estanteria y ver coomo va habiendo cada vez más (o en mi caso donde meterlos, que ya no caben, y poder pensar en todos los buenos momentos en que esa literatura te ha echo sentir bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ignasi! ^^

      Lo has resumido muy bien. Creo que el amor por los libros va tanto para la historia como para el propio libro en sí ^^ Sin embargo, me gustaría que compartiera conmigo esa cosilla en la que no compartes opinión conmigo.

      Siempre es genial conocer la visión de otros lectores!

      ¡Abrazos! =)

      Eliminar
    2. Hola^^
      Lo que no comparto contigo es tan solo de subrallar los libros, cuanto más me gsta un libro más impecable me gusta tenerlo y no e gusta escribir en el, si hay algo que me ha gustado muchisimo me acordaré de donde está, y si no me acuerdo es que no me ha gustado tanto (o estoy despistado).

      Eliminar
    3. Gracias por responderme! jeje, si, yo esa costumbre la adquirí hace pocos años. Aunque, al igual que tú, antes nunca se me habría ocurrido subrayar un libro xDD

      Ahora siento que eso les da vida. Los hace más personales, cuando remarcas esas frases que te conmovieron o impactaron.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  4. Oh por dios! me dio miedo porque creo que tengo el mismo problemilla, pero está bien lo admito, amo los libros en su versión de papel y mas, tenerlos. Creo que también por eso no saco libros de la biblioteca, me gusta tenerlos, bueno solo si están muuy caros o difíciles de encontrar los sacaría.
    He tratado de no dejarme llevar por la portada, pero a veces es inevitable!
    Saludos! n.n

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, entonces somos iguales. A mi me cuesta devolver los libros de la biblioteca, por ejemplo. Y lo de la portada es a veces como un nectar demasiado dulce para los lectores xD

      ¡Saludos, Navegante!

      Eliminar
  5. Yo te entiendo perfectamente y lo comparto al 100%.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que lo compartas, srta. Carmen! ^^ ¡Sabía que más de un lector me comprendería!

      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. ¡yo soy una de las que te entiende perfecto! somos compañeros del mismo dolor jajaja...ya no caben tantos libros en mi casa; y si aparece alguno que ya poseo en una edición más bonita sin duda lo compro (es un vicio pero como dice el comercial "creo que lo valgo")
    saludos

    ResponderEliminar

Comentarios Indiscretos...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...