domingo, 22 de abril de 2012

Libros que no recomiendo

Julián y Alicia, los reseñadores indiscretos de este blog, hemos decidido que los libros que no nos gustaron serán incluídos en una sola reseña general, ya que tampoco encontramos justo que se dedique una sola reseña para "no recomendar" un libro. Así que cada tantos meses, dependiendo de como sean nuestras experiencias, iremos colocando en una entrada con este título aquellas novelas que nos dejaron buen sabor de boca.

Por supuesto, hay que tener bien claro que estas son nuestras opiniones personales y en ningún modo pretendemos ofender a los autores o fans ^^

Libros que no nos gustaron ni recomendamos

La elegancia del erizo


Leído por Alicia

Resumen:

En el número 7 de la Rue Grenelle, un inmueble burgués de París, nada es lo que parece. Paloma, una solitaria niña de doce años, y Renée, la inteligente portera, esconden un secreto. La llegada de un hombre misterioso propiciará el encuentro de estas dos almas gemelas. Juntas, descubrirán la belleza de las pequeñas cosas, invocarán la magia de los placeres efímeros e inventarán un mundo mejor.

Opinión:

Un argumento con mucho potencial y un desarrollo que deja mucho que desear. Creo que lo malo son sus personajes y las reflexiones exacerbadas que hace la autora, las cuales en vez de resultar reveladoras, son molestas, haciendo la lectura muy pesada. No me terminó de convencer la niña, Paloma, ni los demás personajes. Demasiado pesimista en general.

Y el final fue demasiado innecesario, en mi opinión.

No obstante, la calidad literaria no es mala. Solo desaprovechada.

Valoración personal: Malo

Vieja escuela

Leído por Julián

Resumen:

¿Hasta dónde será capaz de llegar un joven escritor para conseguir el reconocimiento de un autor consagrado?
  Decidido a encajar en su elitista colegio, el narrador ha aprendido a mimetizarse con sus compañeros y a competir con ellos por un lugar en el que hacer realidad su vocación literaria. Pero en el camino deberá aprender a contar la verdad sobre sí mismo.
  Wolff nos acerca la mirada de un joven escritor a la vez que nos pregunta: ¿Quiénes somos? ¿La persona que creemos ser, la que mostramos a los demás, o la que los otros imaginan que somos?

Opinión:

Argumento que pintaba bien, pero que se fue desinflando a medida que transcurría la narración. ¿Lo malo?, sus personajes planos, especialmente el protagonista, que nunca me terminó de caer bien. El ritmo tampoco es fluído y creo que el escritor no supo estar a las expectativas.

Aun así, puede ser interesante para aquel que quiera entender más sobre los internados ingleses.

 Valoración personal: Malo


Ghostgirl

Leído por Alicia

Resumen:

Charlotte Usher se siente prácticamente invisible hasta que un día lo es de verdad. Peor aún: está muerta. Se ha atragantado con un osito de goma. Pero la muerte no impide que Charlotte siga con su plan. Todo lo contrario, se vuelve mucho más creativa y hará cualquier cosa por conseguir su objetivo: ser popular para seducir al chico que ama. 
Opinión:

Leer este libro para mí fue como perder mi tiempo, ya que hay libros malos que, aunque sean malos, igual te dejan algo. Pero este nada. Mala escritura, un argumento que se pierde en sí mismo, una protagonista tonta que jamás cae bien y malísimas descripciones, además de tener un argumento muy simple.

No rescato nada de la historia.

Valoración personal: Muy malo

Saga Crepúsculo

Leído por ambos

Resumen:

Cuando Isabella Swan se muda a Forks, una pequeña localidad del estado de Washington en la que nunca deja de llover, piensa que es lo más aburrido que le podía haber ocurrido en la vida. Pero su vida da un giro excitante y aterrador una vez que se encuentra con el misterioso y seductor Edward Cullen. Hasta ese momento, Edward se las ha arreglado para mantener en secreto su identidad vampírica, pero ahora nadie se encuentra a salvo, y sobre todo Isabella, la persona a quien más quiere Edward... 
Opinión:

Plano. Ese es su principal problema. El argumento nos resultó soso y muy mal hilado. Hay personajes secundarios que parecen estar de adorno, no sentimos ninguna empatía con su insoportable protagonista y Edward Cullen, el vampiro, es tan perfecto que llega a resultar irreal y muy poco interesante. 

La autora nunca deja de utilizar la perfección de Edward a su favor, haciéndose muy incómoda su lectura. Otro de sus puntos en contra es el machismo indiscriminado que contiene la saga (sí, nos leímos los cuatro libros, y todos nos parecieron malos)

¿Conclusiones? Es una saga para pasar el rato, pero carece de profundidad y siempre es repetitiva. Está bien que sea una historia de amor, pero incluso las historias de amor más simples tienen personajes humanos, creíbles y con defectos y cualidades. El amor entre Edward y Bella nos ha parecido muy forzado. No tienen cosas en común y el motivo por el que se enamoraron es demasiado absurdo: él era guapo y ella olía bien para él.

Lo único que podría rescatar es que su lectura puede motivar a que los jóvenes se adentren en el gusto por la literatura.

Valoración personal: Malo

Juventud en éxtasis

Leído por Julián

Resumen:

 Es una obra que está basada en la historia de la vida de un joven estudiante que tiene que pasar por una enfermedad de transmisión sexual para darse cuenta de que su vida sexual la lleva de manera equivocada, en el proceso de su tratamiento médico conoce a la que después se convierte en su esposa.

Opinión:

Libro que yo realmente no recomiendo a nadie, especialmente a los jóvenes. Además de estar mal escrito y tener personajes de cartón, el argumento no tiene sentido. El autor pretende ser moralista, pero lo que resulta es ser muy machista y poco documentado en cuanto a la realidad de los jóvenes. Está catalogado como un libro de autoayuda y superación, pero lo cierto es que más bien parece ser un manual escrito por un sacerdote fanático.

¿Lo peor? Su nula calidad literaria. Este libro podría haberlo escrito cualquiera.

Valoración personal: Muy malo

El cementerio de Praga

Leído por Alicia

Resumen:

 "Me da vergüenza ponerme a escribir, como si desnudara mi alma" Así empieza el relato vital del capitán Simonini, un piamontés afincado en París que desde joven se dedica al noble oficio de crear documentos falsos. Estamos en marzo de 1897 pero las memorias de este curioso individuo abarcarán todo el siglo XIX.
Opinión:

Es difícil para mí colocar acá un libro de este autor, porque su anterior novela, El nombre de la rosa, me parece una obra maestra. Sin embargo, el libro tiene muchos puntos en contra que no invitan a su lectura. Entiendo que a veces hay autores que tienen un estilo muy complejo y elitista, y que sus libros no los puede leer cualquiera, pero el problema es que esta novela, además de resultar terriblemente pesada y confusa en varias ocasiones, parece como si el autor lo hubiera escrito con un único propósito: que pocos lo entiendan o lo disfruten. Y yo, que soy de lecturas densas de forma más o menos habitual, tuve esa impresión.

Pero creo que lo peor es su protagonista: Simonini. Simplemente es un ser despreciable que no resulta atractivo como personaje. Y cuando no te cae bien el protagonista, una novela pierde muchos puntos.  Es realmente el peor protagonista con el que he debido encontrarme en un libro. Cosa que a algunos, sin duda, podría resultarles interesante. A mí, al menos, no.

Sin duda tiene calidad literaria, pero para mi fue una tortura avanzar por las páginas de este libro. Recomendable solo para los curiosos y los fans incondicionales de este autor.

Valoración personal: Malo

miércoles, 18 de abril de 2012

After Dark- Haruki Murakami



Siempre me ha gustado Murakami, y la verdad no tengo idea de por qué. Me gustaría decir que es por su estilo narrativo o sus geniales personajes, pero sé que hay algo más que se me escapa. ¿Les ha pasado que hay veces en que un autor, escriba lo que escriba, siempre te deja buen sabor de boca? Pues a mí me pasa con este autor japonés: no importa qué escriba, nunca deja de gustarme.

Aunque claro... algunas obras me gustan más que otras.

Vamos a la reseña...

Autor: Haruki Murakami
Editorial: TusQuets
Fecha de edición:
Páginas: 248

*Y añadir de paso una felicitación para la traductora de las obras de Murakami, Lourdes Porta (Barcelona), por el excelente trabajo que hace.

La historia...

After Dark nos cuenta varias historias que se entrelazan a medida que avanza. Y todas son muy interesantes. Como protagonista, sin embargo, se podría decir que tenemos a la joven Mari, una joven que está sentada en un resto-bar bebiendo un café mientras lee un libro. Su hermana, una joven modelo con la que no tiene una relación muy cercana, yace dormida en su habitación mientras la televisión está encendida. Tenemos también a la particular dueña del burdel, al ejecutivo de vida intachable que le ha dado una feroz paliza a una prostituta, revelándonos su parte más animal, al yakuza que va en la caza del ejecutivo y finalmente al joven músico que entabla una singular amistad con Mari cuando la ve sentada en la mesa del resto-bar: Takahashi.

Una historia donde las agujas del reloj irán marcando el ritmo de los capítulos, manejados por excelentes personajes que comparten una característica entre sí: el sonambulismo.



El libro...

Este no es un libro que le pueda gustar a cualquiera. No es el mejor de Murakami hablando en términos generales y resulta bastante corto, pero a mí me ha encantado, y lo he puesto entre mis favoritos de este autor. Quizá son los personajes, todos viviendo sus propios conflictos nocturnos, o la forma en como está unido todo, construyendo un lenguaje muy sutil y reflexivo a pesar de su sencillez.

Me gustó mucho la forma en como está narrado el libro. Cada capítulo corresponde a una hora específica de la noche, hasta culminar en el amanecer, y lo mejor es que te hace sentir que es de noche si lo lees durante el día: la magia narrativa del autor japonés consigue esto.

A pesar del fondo onírico que posee la novela, es muy interesante ver como Murakami desarrolla todo, sin llegar a ser jamás predecible (uno de los puntos fuertes en casi toda la obra de este autor) y siempre preocupándose de ser fiel a su estilo. La novela tiene los fetiches del autor como lo es el jazz, la búsqueda de la identidad propia y la construcción de escenarios que mezclan lo urbano con lo surrealista.

Pero sobre todo, conserva el gusto por los pequeños detalles: lo que comen, lo que les gusta a los personajes, lo que leen y la música que escuchan, aunque no sean datos relevantes para la historia. Me encantan los detalles. Y Murakami, como si se tratara del director de la película Amelie, siempre ha sido un escritor aficcionado a esos detalles inútiles pero al mismo tiempo tan necesarios, porque al fin y al cabo, la vida misma es interesante gracias a los detalles que la conforman.

Los personajes...

Me han caído muy bien los personajes, incluso aquellos que son crueles, como el ejecutivo. He empatizado con todos y eso siempre es un punto a favor para cualquier libro.

Lo más interesante es ver como cada uno de ellos vive de forma diferente su vida nocturna: Takahashi, el joven simpático que hace amistad con Mari, es un músico que ensaya en un subterráneo con sus compañeros. El ejecutivo que debe estar toda la noche en su oficina. La dueña del "hotel"/burdel que tiene su propia visión de la vida y el mundo, o la propia Mari, una muchacha intelectual, introvertida y seria, pero que en el fondo sigue siendo una niña que se siente sola y perdida.

Los personajes de After Dark son muy, muy realistas. De hecho, cuando leía me daba la impresión de ser un verdadero lector indiscreto. Y esto lo consigue Murakami gracias a dos cosas que nunca le fallan: su gusto por los detalles y un conocimiento maestro de perfiles psicológicos.

Conclusiones finales...

La novela tiene una mezcla del estilo de Auster y Kafka, lo cual para mí ha sido magnífico. Sin embargo, su punto en contra es que la novela se queda a medias en muchas historias, siendo demasiado autoconclusiva a veces. La escena de la hermana durmiente de Mari con el televisor la he entendido a medias y me he quedado con ganas de más. Con gusto a poco, como se suele decir cuando has probado un plato delicioso pero insuficiente.

No es un libro para cualquiera, a pesar de su prosa sencilla, deliciosa y atrapante. Pero yo he disfrutado mucho la lectura y practicamente me la devoré en un día. Ideal para sonámbulos y amantes de la vida nocturna.

Un libro sobre la vida misma, onírico y excelente para pasar una noche de insomnio o sentado en un café.

Valoración personal: Muy bueno!

Lo mejor: la sencillez, Mari y Takahashi, y su acogedora narrativa

Lo peor: en ocasiones, demasiado surrealista, lo que hace difícil comprender parte de su argumento.

Primer párrafo:

"Perfil de una gran ciudad.

En el amplio panorama, la ciudad parece un gigantesco ser vivo. O el conjunto de una multitud de corpúsculos entrelazados. Innumerables vasos sanguíneos se extienden hasta el último rincón de ese cuerpo imposible de definir, transportan la sangre, renuevan sin descanso las células.  Envían información nueva y retiran infomación vieja. Envían consumo nuevo y retiran consumo viejo.  Envían contradicciones nuevas y retiran contradicciones viejas. Al ritmo de las pulsaciones del corazón se mueve parpadea todo el cuerpo, se inflama de fiebre, bulle. La medianoche se acerca y, una vez superado el momento de máxima actividad, el metabolismo basal sigue, sin flaquear, a fin de mantener el cuerpo con vida. Suyo el zumbido que emite la ciudad en un bajo sostenido. Un sonido sin visicitudes, monótono, aunque lleno de presentimientos"

 Frases (párrafos) memorables:

"Y ¿sabes qué pienso? Pues que para las personas, los recuerdos son el combustible que les permite continuar viviendo. Y para el mantenimiento de la vida no importa que esos recuerdos valgan la pena o no. Son simple combustible. Anuncios de propaganda en un periódico, un libro de filosofía, una fotografía pornográfica o un fajo de billetes de diez mil yenes, si los echas al fuego, sólo son pedazos de papel. Mientras los vas quemando, el fuego no piensa: "¡Oh, es Kant!" o "Esto es la edición vespertina de Yomiuri Shinbun ", o "¡Buen par de tetas!". Para el fuego no son más que papelotes. Pues sucede lo mismo. Recuerdos importantes, otros que no lo son tanto, otros que no tienen ningún valor: todos, sin distinción, no son más que combustible
 
¿Y sabes? Si a mi me faltara ese combustible, si dentro de mí no hubiera esa especie de cajón de recuerdos, hace tiempo que, ¡cras!, me habría partido en dos. Y me habría muerto en cualquier rincón tirada como un perro"

“Dondequiera se hallen los propósitos de cada uno, también nos vemos transportados juntos, a la misma velocidad, hacia el flujo subterráneo del tiempo”

domingo, 15 de abril de 2012

Almas Grises- Philippe Claudel




Pocas veces un libro me había tocado tan profundamente como éste, y me costará mucho hacer esta reseña por la sencilla razón de que es difícil explicar con palabras todo lo que Almas Grises me transmitió. Todo lo que disfruté, lo que reflexioné y sufrí con la historia increíble que escribio su magistral autor.

Sin embargo, haré un intento..., y espero hacerlo lo mejor posible.

Datos técnicos

Editorial: Salamandra
Autor: Philippe Claudel
Año de edición: 2005
Páginas: 222

La historia...

El libro está narrado por la voz del testigo, un ex policía que carga sobre sí mismo el yugo del arrepentimiento. Es Diciembre de 1917 y la primera Guerra Mundial azota Europa, pero la historia se desarrolla en un pequeño pueblo francés donde, como en una trágica obra teatral, todos los habitantes tienen un rostro que ocultar al mundo.

Sin embargo, el narrador se centra en aquel evento que marcó a todos: el asesinato de una niña llamada Belle que encontraron flotando en un lago una fría mañana, ante los ojos espectadores de personajes que irán apareciendo en el transcurso de la novela y que nos irán revelando su pasado y sus secretos.

El sospechoso es Destinat, el fiscal juvilado del pueblo, un hombre rico de noble linaje, sin embargo el juez apuntará como culpables a dos desertores jóvenes, lapidando con ello los verdaderos hechos del caso para proteger sus propios privilegios. Pero el asesinato inconcluso de la niña no sólo desvelará la máscara del real sospechoso, sino la de todos quienes vivieron allí y, especialmente, la del propio narrador de la historia.

El libro...

Como mencioné antes, es difícil hablar sobre una libro tan magnífico. No sé si partir hablando sobre la compleja historia o la exquisita prosa, que se desliza por las páginas del libro como una música triste, llena de ausencias y tragedias que el autor no necesita explicar, ya que ha tenido el talento suficiente para revelarnos cosas sin necesidad de hacerlas evidentes.

Sin embargo, la calidad literaria es algo que se debe tener en cuenta al momento de abordar este libro. La voz del policía, el testigo y al mismo tiempo el protagonista de su propia historia, hilvanan la novela como si se tratase de una crónica que a la vez no lo es, porque posee demasiada calidad literaria para quedarse sólo en un libro "policial". En momentos incluso me ha parecido un retrato vivo y crudo sobre la realidad humana, tan vigente hasta hoy, a pesar de desarrollarse la trama en el año 1917.



Los temas universales que nos plantea Almas Grises son variados: la pérdida de la inocencia, los efectos de la Guerra, la pobreza, la envidia, la bondad, los remordimientos... la cobardía humana. Tantos temas puestos en un libro que es corto y se hace aun más corto cuando te sumerges en él y en la piel de todos sus personajes. El asesinato es uno de los hilos conductores, presente dentro de la historia en todas sus formas, pero pronto te das cuenta de que no es el asesinato en sí lo más importante.

Pero principalmente rescato la humanidad. Hay tanta humanidad en esta novela que a veces es difícil continuar leyendo sin tener un nudo en la garganta o sentirte identificada con el narrador. No sé si es la hermosa prosa, las reveladoras reflexiones o la misma incógnita que envuelve el asesinato de la niña lo que hace de este libro una obra invaluable e imprescindible.

Para mí, al menos, ha sido como mirar al mundo sin sus ropas. 

Éste pequeño párrafo, por ejemplo, es uno de los más intensos y cautivantes de la novela. Por favor, les ruego que lo lean:

 "Pasé horas sentado en una sala de espera, junto a un soldado que había perdido el brazo izquierdo. Decía que estaba muy contento de haber perdido un brazo, y encima el izquierdo, una auténtica suerte, teniendo en cuenta que él era diestro. En seis días estaría en casa, y para siempre. Lejos de aquella guerra de cornudos, como la llamaba. Un brazo perdido, una vida ganada. Años de vida. Lo repetía constantemente, enseñando el brazo invisible. Incluso le había puesto un nombre: Zángano. Y le hablaba sin cesar. Lo ponía por testigo, lo reñía, lo pinchaba. La felicidad depende de muy poco. A veces pende de un hilo. A veces, de un brazo. La guerra es el mundo al revés: consigue convertir a un mutilado en el hombre más feliz de la tierra"


 Los personajes...

La novela, su fuerza y complejidad, se sostiene sobre los innumerables personajes que la componen. Algunos presentes a lo largo de casi toda la historia, como el fiscal Destinat, un hombre al que es imposible detestar, u otros tan transitorios pero inolvidables, como el médico que murió de hambre porque no tenía el corazón para cobrarle a la gente humilde, golpeada por el horror de la guerra.

Pero me gustaría concentrarme en su narrador, y para mí, aunque algunos digan lo contrario, el protagonista final de la novela y del que me da miedo seguir hablando por temor a poner demasiados spoilers y arruinar la sorpresa.

Y es que es el atormentado policía que narra los hechos el que se lleva, al fin y al cabo, todo el peso de los incidentes finales. El que ve su nobleza empañada por un hecho horrible del que ni siquiera se arrepiente, porque está demasiado perseguido por su propia pérdida.

Una de la simbologías del libro es el contraste de la inocencia contra la desesperación humana, y como hasta lo más bello puede convertir la conciencia de los hombres en la mente de un animal. Almas Grises no puede ser un mejor título, ya que los personajes son precisamente eso: almas grises; confusas, hipócritas, violentas y al mismo tiempo sensibles.

Para recalcarlo destaco aquí lo que la vieja Josephine, una de los personajes de la historia, le dice al narrador:


 "-Cabrones, santos..., yo no he conocido a ninguno- dijo Joséphine encogiéndose de hombros-. Las cosas no son ni blancas ni negras, lo que reina es el gris. Los hombres, sus almas..., pasa lo mismo. Tú eres un alma gris, rematadamente gris, como todos nosotros...

-Eso no son más que palabras...

-¿Y qué te han hecho las palabras?"

Conclusiones finales...

Almas grises es más de lo que parece a simple vista. No es un libro gordo ni publicitado: de hecho ni siquiera es el más conocido del autor y no me ha parecido una novela policial. Pero me alegro de haber empezado por él, ya que me ha dejado sin palabras y ha resultado ser más de lo que esperaba. Mucho más. Yo realmente lo recomiendo a todos.

Una joyita que pretendo releer y que, definitivamente, se me ha quedado prendada en el alma.

Conclusión personal: Obra Maestra

Lo mejor: su enorme complejidad y el retrato que hace de la sociedad humana

Lo peor: en mi opinión, no tiene ningún defecto. Me pareció perfecto de principio a fin. Aunque a algunos podría no gustarles el desenlace final

Primer párrafo:

"No sé muy bien por donde empezar. Es realmente difícil. Todo ese tiempo ido, que las palabras no harán volver jamás, y también los rostros, las sonrisas, las heridas... Pero aun así debo intentar decirlo. Decir lo que me roe el corazón desde hace veinte años. Los remordimientos y las grandes preguntas. Tengo que abrir el misterio con bisturí, como si fuera un vientre, y hundir en él las dos manos, aunque nada cambie nada de nada"

Frases memorables (son muchas):

"Ésa es la gran estupidez del ser humano, decirse siempre que hay tiempo, que podrá hacer esto o lo otro mañana, dentro de tres días, al año que viene, dos horas más tarde... Y luego todo se muere, y nos vemos siguiendo ataúdes, lo que no facilita la conversación"

"Cada día, sin ni siquiera darnos cuenta, matamos a mucha gente, de pensamiento y de palabra. Bien mirado, al lado de todos esos crímenenes abstractos, los asesinatos reales son escasos. El equilibro entre nuestros deseos culpables y la realidad absoluta solo se da en las guerras"

"La guerra no solo produjo muertos a paletadas; también partió en dos el mundo y nuestros recuerdos, como si todo lo que había ocurrido antes hubiera ido a parar a un limbo o al fondo de un viejo bolsillo en el que nadie se atrevería a volver a meter la mano"

"A fuerza de tratarse y alimentarse de lo mismo, han acabado por parecerse: el mismo color de tez, la misma papada, la misma tripa, los mismos ojos, que parecen sobrevalorar el mundo y evitar el barro de las calles tanto como la compasión"

"Suele decirse que tememos lo que no conocemos. Yo, en cambio creo que el miedo surge cuando descubrimos lo que hasta el día anterior creíamos ignorar. Ése era el secreto de Destinat: poner ante los ojos de la gente, como si nada, las cosas con las que no querían vivir"

"La locura es un país en el que no entra quien quiere. En esta vida todo hay que merecerlo"

 "Escribo. Nada más. Es un poco como si hablara conmigo mismo. Me doy conversación, me hablo de otros tiempos. Intercalo retratos. Excavo sin mancharme las manos"

"... la categoría de los cabrones, la más numerosa del mundo, la que se reproduce y medra con más facilidad, junto con la de los hipócritas"

 "Las palabras son complicadas. Apenas he hablado en mi vida. Escribo "en mi vida", como si ya estuviera muerto. En el fondo, es verdad. Es la pura y única verdad. Hace mucho tiempo que me siento muerto. Hago como si siguiera viviendo. Mi sentencia está en suspenso, eso es todo"

"Las buenas personas se van pronto. Todo el mundo las quiere, y la muerte también. Los canallas, en cambio, tienen la piel dura. Por lo general se mueren de viejos, y casi siempre en su cama. Como unos benditos"

"La vida es curiosa. No avisa. Lo mezcla todo, sin dejarte elegir, de modo que a un instante de dicha le sucede otro de sangre, así, sin más. A veces pienso que somos como una piedrecilla en el camino, que permanece durante días en el mismo sitio, hasta que el pie de un paseante choca con ella y la lanza por los aires, sin razón. ¿Y qué puede hacer una piedra?"
 
"Yo sabía, y sin duda él también, que se puede vivir en el pesar como en un país"

"Si lo hubiera sabido, si lo hubiera sabido. El problema es que nunca se sabe"

"Qué difícil es matar a los muertos, hacerlos desaparecer"

¿Leer para ser culto?


Por Alicia

A menudo suelo escuchar decir que la gente que lee es culta. Muchas veces, de hecho, hay quienes creen que yo soy muy inteligente o especial por el simple acto de leer más de lo que la mayoría suele hacerlo. Cuando escucho esas declaraciones siempre me quedo perpleja, e incluso molesta cuando las opiniones al respecto son muy reiterativas.

"Ella lee para ser culta"

"Ella es culta porque lee"

¿Pero qué es ser culto realmente? Que yo sepa, la literatura es una de las siete artes, no la única fuente cultural que existe. Porque la cultura, desde mi perspectiva, no se limita a la literatura, ya que es algo tan amplio y universal que no se puede aplicar sólo a los libros. Si hay quen lee sólo para ser culto, pues todo mi apoyo para él, sin embargo yo no leo con ese objetivo: leo porque me encanta leer.

Tan simple como eso. Porque me encanta, porque me divierto, porque me llena.

Un tenista no juega al tenis para estar mejor tonificado. Una bailarina no baila para ser delgada. Y un fotógrafo no dedica su tiempo a tomar fotografías para conocer gente o viajar. El arte en si mismo es una pasión que se aleja de esos aspectos tan superficiales, al menos para quien realmente ama lo que hace. Obviamente, la bonita figura de la bailarina o del deportista es un beneficio que va por añadido, así como el conocimiento que adquirimos los lectores es otro de los beneficios del al acto tan maravilloso de leer.

Pero en realidad, ser culta o aprender es algo que yo busco en todas partes: en un viaje, en una película, en una banda sonora, conversando con la gente o simplemente observando lo que me rodea. ¿Los que leen son cultos?, eso dicen. Pero yo conozco gente muy culta que no lee demasiado, y sin embargo lo es por otros factores.

Pienso que quien lee solo para ser más culto o incluso sentirse mejor que los demás está tomando un camino errado. La lectura aporta más que eso. Mucho, mucho más. Y para quienes nos apasiona leer y sumergirnos en las vidas, perspectivas y reflexiones que entregan los libros, el afán de aprender es algo secundario.

Si, nos culturizamos al leer, y eso es maravilloso. Pero no todos los que leémos lo hacemos con ese objetivo en la mente. Me gustaría, por ejemplo, que mis compañeros de universidad comprendieran que si leo es porque realmente me divierto con eso. Me divierte tanto como a otros les divierte bailar, andar en patines o tocar la guitarra. Quizá porque en el colegio la lectura siempre se imponía como una obligación y una forma de cultivar el intelecto es que tanta gente sigue creyendo que los que leemos lo hacemos para culturizarnos y no por el mero hecho de divertirnos.

No, no me considero culta, porque el aprendizaje es algo infinito que no se encuentra sólo en los libros. Y lo cierto es que nunca dejamos de aprender.

miércoles, 11 de abril de 2012

"Clásico", ¿sinónimo de calidad literaria?


Por Julián

Se tiene la creencia de que los clásicos son libros buenos. O libros de gran calidad literaria. Lo común es que en las escuelas a los niños se les pida, a veces, leer novelas de escritores que llevan más de cien años muertos porque algunos maestros piensan (erróneamente) de que esos clásicos lograrán enseñarles a los chicos lo mejor de la literatura. Una forma rara de educarlos, cuando precisamente es eso lo que les hace huir de los libros... (pero bueno, no entraré en ese tema ahora)

En mi opinión, sin embargo, no todos los clásicos son buenos. Por decirlo de otra forma: cuando los lees, no son la gran cosa si ya has tenido en tu haber un montón de lecturas más contemporáneas. Por ejemplo, a mi los libros de Austen, Bronté, Juán Rulfo y James Joyce no me gustan ni me parecen grandes obras literarias si comparo sus argumentos e hilos narrativos con obras de la actualidad que le superan con creces. Esa, claro está, es mi perspectiva personal, aunque muchos me han hallado razón.

Sin embargo, vamos a la cuestión que nos interesa: ¿qué hace que un libro sea un clásico? Pues es simple: que nunca deja de ser releído. Que su lectura sigue siendo vigente hasta nuestros días y no han dejado que caiga en el olvido. En la época en que se escribieron fueron toda una novedad, y los lectores y los literarios siguieron manteniendo su vigencia hasta hoy en día a pesar de que ya no están condicionados por su tiempo.

Un clásico no es clásico porque es buenísimo, sino porque sigue perdurando en la memoria de las generaciones al tratar temas universales como el amor, la maldad humana o la venganza. Por supuesto, muchos son realmente buenos, de gran calidad y un argumento exquisito, como Don Quijote, Ana Karenina, Crimen y Castigo, Hamlet, El retrato de Dorian Grey, Lo que el viento se llevó o Los Miserables. Curioso es que son los cuentos los que mejor vigencia han tenido. Quizá si La Sirenita o Blanca Nieves hubieran sido escritos en estos tiempos no serían tan recordados, porque hoy en día se escriben muchísimos cuentos y relatos infantiles, pero en la época en que los hermanos Grim, Stevenson y Perrault publicaron sus historias, los niños no conocían la televisión ni los videojuegos.

Ese fue el factor que les ha dado vigencia hasta hoy.

Las adaptaciones cinematográficas ayudan mucho también. Yo estoy realmente seguro de que muchos libros no se venderían tanto ni perdurarían en la memoria colectiva si no fuera porque fueron llevados al cine. Eso me hace tener la seguridad absoluta de que libros como Harry Potter, El código da Vinci y Crepúsculo podrían ser, en 200 años más, perfectamente unos clásicos. Y si nos ponemos objetivos, no es que destaquen precisamente por su enorme calidad literaria, sino porque fueron un fenómeno de nuestro tiempo.

En mi opinión, escritores actuales que podrían convertirse en clásicos de primera serían Saramago, Vargas Llosa e Irene Nemirovsky.

¿Y ustedes qué libros de hoy en día considerían como los futuros clásicos?

miércoles, 4 de abril de 2012

En cantor de tango- Tomás Eloy Martinez


Ocurrió casi por casualidad.

Estábamos Julián y yo en una feria de libros usados que siempre frecuento y donde a menudo se encuentran verdaderas joyitas por un precio excelente. Incluso puedes regatear el precio y conseguir fenomenales descuentos.

El caso es que Julián había comprado tres libros y yo me sentía algo frustrada, porque aun no hallaba nada que me gustase. Y entonces encontré uno que me llamó la atención. No sé que fue, pero cuando leí la parte de atrás y abrí la novela para leer el primer párrafo (cosa que hago siempre para saber si aquel libro debe irse conmigo o no), fue cuando supe que esa era la historia que andaba buscando leer.

Fue casi como magia. Algo que ocurre varias veces, pero menos de las que quisiera. Se podría decir que es cuando sujetas un libro y, sin saber cómo, sabrás que te va a encantar. Sabes que será especial.

Y en este caso, así fue...


 Imágenes de la pequeña feria de libros usados: Barrio Lastarria


Ahora vamos a la reseña...

Datos ténicos del libro:

Editorial: Planeta
Autor: Tomás Eloy Martínez (argentino)
Año de edición: 2004
Páginas: 253

La historia...

Bruno Cadogan es un estudiante de literatura que va a Buenos Aires para encontrar a un cantor de tangos legendario cuya historia parece desdibujada entre misterios y miserias: Julio Martel. Sin embargo, cuando Cadogan llega a la ciudad empieza a descubrir que ésta es más mágica de lo que creía. Una ciudad que le va revelando sus secretos, su pasado, su historia y la historias de otros personajes intrigantes además del cantante. Todos con su propia historia que contar.

Alojado en la calle Garay, en la misma residencial donde se desarrolla el relato del escritor argentino Borges, El Aleph (y del cual Cadogan es fiel admirador), nuestro protagonista empieza a recorrer la ciudad en búsqueda de Martel. Sin embargo, la historia del cantor va uniéndose con la vida de otros personajes singulares, muchos de ellos muertos o desaparecidos en la historia personal de la ciudad y cuyos desenlaces a veces resultan ser inesperados.

El libro...

En la contraportada la historia alude a una "Buenos Aires donde la realidad, como un laberinto, se desdobla en infinitas tramas". Eso es lo que me pasó con este genial libro: me encontré ante un laberinto de historias entrelazadas y escenarios fascinantes. La biografía entrañable de una ciudad.

Lo que más quiero destacar es la enorme calidad literaria de la novela. El autor simplemente tenía (porque falleció hace pocos años) un gran talento para narrar, usando un estilo particular que hace que te sientas inmediatamente acogido entre sus palabras.

Esta belleza literaria, junto con las complejas historias que nos cuenta la novela, hacen de este libro una joya narrativa que, lamentablemente, no es muy conocido entre el público mayoritario lector. Hay escenas en el libro que no se pueden predecir, y algunas que simplemente te dejan reflexionado.

Eso sí: a pesar de que a mi me ha fascinado, no se lo daría a cualquier lector. Puede resultar pesado para algunos, ya que es una narrativa muy rica, muy llena de descripciones sobre la ciudad y los personajes. Sin embargo, a mi esos detalles me han encantado y en ningún momento se me hicieron pesados.

También creo que esta novela la disfrutará más quien ha leído a Borges y le gusta sumergirse en el ambiente de las ciudades, en este caso, la literaria Buenos Aires, con sus cafés, artistas bohemios y rincones novelescos.

Ese es el otro punto a favor de la novela: que hace que te sientas en Buenos Aires, que la vivas plenamente e incluso la conozcas (y en lo personal, esta es una ciudad que a mí me encanta y he visitado a menudo)

Los personajes...

La historia se teje con la voz de su protagonista, Bruno Cadogan, quien más que un protagonista es en realidad un expectador de todo lo que va ocurriendo a su alrededor. Y lo curioso es que de Bruno no sabemos mucho, salvo que le encantan los libros y que es extranjero, logras encariñarte con el personaje por la forma particular en que a veces nos cuenta las cosas. Y como narrador, resulta muy creíble en todo momento. Me gustó sobre todo su enamoramiento de Alcira, una mujer mayor que él y que jamás podría corresponderle como hubiera querido.

Por otra parte tenemos a Julio Martel, el misterioso cantor de tangos que jamás quiso comercializar su música y solo cantaba en vivo: en restaurantes suberráneos o cafés. Es un personaje que en la voz narrativa del autor nos muestra un pasado y una trayectoria fascinante, con mucha humanidad.


Como dato: Julio Martel existió realmente, aunque la historia del personaje del libro es más trágica que la real. Acá pueden leer su verdadera biografía

La novela, por supuesto, tiene bastantes personajes. Mujeres y hombres de pasados sombríos, con sus historias de amor o desdichas personales. Me gustó especialmente la historia de Violeta y Margarita, dos mujeres de carácter fuerte a las que la vida les trató de forma difícil.

O los propios inquilinos de la residencia donde Cadogan se aloja, muchos de ellos bastante complejos y con una personalidad propia que es de agradecer.

Conclusiones...

Desde que leí esta novela que tenía ganas de reseñarla. Es, ante todo, un libro de gran calidad literaria, bastante compleja a veces. También ha resultado ser un homenaje a Buenos Aires y los artistas de Argentina, como Borges o Martel. Disfruté cada párrafo, palabra y frase de este libro. Una lástima que no sea tan conocido, porque para mí fue todo un hallazgo literario.


Valoración personal: Excelente


Lo mejor: su enorme calidad literaria, las descripciones de la ciudad y la original estructura argumental

Lo peor: no es lo peor, pero hubiera querido saber más sobre algunos personajes

Primer párrafo:

"Buenos Aires fue para mí solo una ciudad de la literatura hasta el templado día de invierno del año 2000 en que escuché por primera vez el nombre de Martel"

Frases memorables:

"El tiempo es una incesante agonía del presente desintegrándose en el pasado"

"Sólo quisiera recordar lo que nunca he visto"

"Sé que ya lo he dicho antes, pero no ceso de pensar que el verdadero laberinto de Buenos Aires es su gente. Tan cercana y al mismo tiempo tan distante. Tan uniforme por fuera y tan diversa por dentro"

"... porque la historia no se mueve, no habla, todo lo que hay en ella ya está dicho. Quería, más bien, recuperar una ciudad del pasado que solo él conocía e ir transfigurándola en el presente de la ciudad que se llevartía consigo cuando muriera"

lunes, 2 de abril de 2012

¡Dos premios al blog!


Bueno, esta semana he tenido la agradable sorpresa de descubrir que me han ortorgado dos premios! Dos premios a este blog que comenzé hace relativamente poco (Diciembre del año pasado) y que, de forma curiosa y gratificante, me ha permitido conocer mucho blogueros y blogueras fantásticos/as. 

El primer premio me lo ha ortorgado Margari (AQUÍ ), quien también hace reseñas en su otro blog: Mis lecturas y más cositas. Muchas gracias, Margari, por haber elegido el mío entre tantos otros!!


El premio se llama Liebster Blog Awards, cuyo objetivo es recompensar, estimular y promocionar aquellos sitios de internet cuyo número de seguidores no exceda de doscientos pero que, por su esencia y contenido, merezcan ser dados a conocer a todos los rincones de la blogosfera.

Las reglas del premio son..
1. Copiar y pegar el premio en el blog y enlazarlo al blogger que te lo otorgó: listo
2. Señalar tus cinco blogs preferidos con menos de 200 seguidores y escribir comentarios en sus blogs para que conozcan que han recibido el premio: listo
3.Y, por último, esperar a que esas bitácoras continúen con la cadena y elijan a sus 5 blogs preferidos.

Estos son mis 4 blogs elegidos... (no pude encontrar otro más u.u)

Sentidos literarios
Blog del lector empedernido
Mis libros y mis cosas
Homo Libris
Monstruo en el armario

Segundo premio: "Dark Sunshine Award"


Bueno, la verdad es que este premio me lo ha otorgado mi estimada Madame Macabre (¡pincha para ir a su página!), cuyo blog sigo desde hace bastante tiempo por su rico contenido cultural y estético, principalmente enfocado a la cultura gótica.

¡Muchas gracias por otorgarme el premio, Madame! ^_^

Y bueno, las reglas del premio son...

-Decir quién te lo entregó e incluir la foto del premio en el post (hecho)
-Responder a las preguntas
-Pasárselo a diez o más blogs.
Las preguntas..
 Responde Alicia:

-Color favorito: el rojo
-Animal favorito: la pantera
-Número favorito: el 7 y el 13
-Bebida no alcohólica favorita:
-Facebook o Twitter: el facebook, porque el twitter no lo entiendo bien aun xDD
-Mi pasión: leer, la música, la ilustración, los viajes, la escritura, el manga (principalmente One Piece *-*), la investigación periodística y las artes marciales.
-Dar o recibir regalos: dar y recibir ^^ Pero creo que disfruto más dando cuando sé que el regalo le encantará a dicha persona.
-Estampado favorito: los dibujos raros y freaks, estampados al estilo graffiti y las líneas. No importa si son verticales u horizontales: me encantan!
-Día favorito de la semana: Definitivamente el sábado. Puedes dormir todo el día si quieres y salir de noche con la satisfacción de que al día siguiente no tienes responsabilidades.
-Flor favorita: el girasol. Refleja optimismo y seguridad. ¡Y siempre mira hacia adelante, alto y orgulloso!

Responde Julián:

-Color favorito: el azul
-Animal favorito: el caballo
-Número favorito: el 9
-Bebida no alcohólica favorita: el mote con huesillo (bebida típica chilena y la más deliciosa del mundo entero)
-Facebook o Twitter: el facebook. A veces puede ser útil. Y el twitter no lo sé usar =P
-Mi pasión: la lectura, la escritura, catalogar mis libros xD, andar en bicicleta, caminar por Santiago, mi diario, Borges y mi máquina de escribir.
-Dar o recibir regalos: Darlos y recibirlos. Ambas cosas me producen la misma satisfacción!
-Estampado favorito: no tengo un estampado específico en preferencia... pero si he de elegir, serían los cuadros. Me encantan las camisas a cuadros.
-Día favorito de la semana: Sábado, porque es el día en que no hago nada.
-Flor favorita: la lavanda, porque me gusta su olor y su sencillez.

Y los blogs a los que les entregamos el premio son...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...