viernes, 9 de marzo de 2012

La frustración de un escritor consagrado

La gran alegría (y el sueño) de casi todo escritor o guionista es cuando logran escribir su gran Obra. Esa historia que enamoró a cientos de personas, que lo llevó a la fama y le granjeó la fidelidad de muchos lectores. Esa obra que hará que el tiempo le recuerde, para bien o para mal.

No obstante, llega un momento en el que muchos se dan cuenta de que esa Gran Obra que les hizo famosos bien puede convertirse en un yugo de por vida.

Y es que, ¿cuantas veces en la blogósfera y el internet no encontramos los típicos comentarios como?...

"No está a la altura de (nombre del anterior libro)"
"Me ha decepcionado, creí que sería como (nombre del anterior libro)"
"Está bien, pero no se compara con (nombre del anterior libro)"


Creo que es natural que cuando nos fascinamos con un libro, luego esperamos con ansia que el próximo que el autor publique inconscientemente sea similar a su anterior novela. O al menos, a la altura de ella. Sin embargo, mi camino como lector me ha hecho madurar en esos aspectos y a no hacerme demasiadas expectativas. Mucho menos, comparar un libro con otro (cuando pertenecen al mismo autor) si solo vamos a juzgar la obra desde esa pobre perspectiva.

A veces, los lectores tendemos a opinar sobre los libros sin esa objetividad, atacando más la expectativa que nos genera el talento de un autor que la novela en sí, sin pensar que en ese aspecto uno debe separar ambos libros y no desdeñar la obra solo porque no está a la altura de la otra.

Quizá también hay una tendencia a exigirle mucho más al autor que admiramos y sabemos que es talentoso, y por ende cada libro que vaya sacando será analizado con un ojo cada vez más y más crítico. Admitámoslo: nunca estamos conformes plenamente. Siempre queremos que nos sorprendan con una historia que sea capaz de superar a la otra y a veces esa decepción, alimentada más por las altísimas expectativas que por el valor intrínseco de la novela, es lo que a menudo nos hace criticar injustamente la historia de un autor.

Por otra parte, también hay casos en que el autor, demasiado presionado por sus editores y su público, o por la ansia de ganar dinero fácil (todo hay que decirlo; estos escritores sí que existen) a veces escriben un libro de forma precipitada, instigados por el ansia y las ganas de brillar y dejarlos contentos a todos. O agobiados por el estrés de sorprender nuevamente a los lectores.

Libros de muy pobre calidad han derivado de esto.

Sí, es una carga. Es una carga para una autora o autor consagrado lidiar con la lluvia de críticas ante la inevitable comparación de su reciente libro con el otro. Muchos, demasiado presionados por el medio, han decidido cortarlo de raíz, como Arthur Conan Doyle, quien a pesar de culminar su saga con el asesinato de Holmes no pudo evitar escribir otro (una pre-secuela) en el que Holmes volvía a la carga en el Sabueso de los Baskerville.

Le pasa también a Vargas Llosa, a Saramago, a Ken Follet y a Zafón. Este último, actualmente, es quien más debe tragarse críticas. Críticas justas y otras poco objetivas, donde una gran mayoría de lectores no supieron valorar el libro El juego del Ángel por haberse creado una expectativa absurda tras compararlo una y otra vez con La sombra del Viento. Cosa que, debo confesar, me pone de los nervios.

A los autores de fantasía les pasa a menudo. Martin, de la saga Canción de Fuego y Hielo, se toma su tiempo para publicar cada libro, y el último no ha sido tan bien acogido como los otros. Le pasó a Meyer, a Suzanne Collins con Sinsajo, actualmente veo que le pasa a Rothfuss Patrick y posiblemente le pasará a J.K.Rowling ahora que ha anunciado que escribirá un libro más adulto.

Siempre será así. A las personas nos encanta comparar, y el autor que se hizo famoso por una única gran obra debe apretar los dientes y ser fuerte cuando deba lanzar otra novela, porque sin duda alguna una lluvia de críticas poco objetivas y cruelmente comparativas se precipitarán sobre él.

6 comentarios:

  1. Hola acabo de llegar a tu blog por otro (ya no me acuerdo cual). Y me gusta :)

    Mira en cuanto a lo que cuentas en este post, la verdad es que quizás pedimos demasiado a veces a los escritores. Yo también he ido aprendiendo a no comparar con libros anteriores, al final los escritores son humanos.

    Y también sé que hay grandes campañas que ayudan a vender libros que son infumables. Pero tenemos la gran suerte que ahora con los blogs la gente da su opinión más sincera posible y podemos hacer más caso de las recomendaciones. Luego pueden gustarnos o no.

    Hay mucha presión en el mundo editorial, aquí en Catalunya ahora llega Sant Jordi y todo el mundo tiene que sacar su libro de rigor antes de ese día. Al final se pierden muchas cosas buenas por qué ese día se encuentran demasiados libros "mediáticos" que se quedan abandonados en estanterías de gente que nunca lee...

    365 contes
    Terra de llibres

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, bajoqueta ^^ Me alegra que te guste el blog.

      Eso de las campañas es algo que aun me sorprende. Por ejemplo, he encontrado libros que son excelentes pero que pasan desapercibidos, y otros que, a pesar de toda esa campaña publicitaria, son bastante mediocres. O al menos, se nota que los escribieron con ese objetivo: vender.

      Yo no soy de España, así que muchas gracias por darme esa información =O No tenía idea de que fuera así, y es un poco desalentador. Claro, las editoriales siempre ganan, pero los lectores perdemos a veces, y también muchos escritores con talento.

      Por supuesto, estoy de acuerdo contigo: en los blogs hay mucha más sinceridad literaria, y por eso se han convertido en herramienta de primera mano para muchos.

      Saludos!!

      Eliminar
  2. ¡Cuánta razón llevas! Es inevitable comparar, y claro, cuando se trata de una novela que ha precedido a la Gran Obra, surgen todas estas cuestiones, hasta el punto de llegar a ese yugo del que hablas. Lo importante es sentar las bases de una buena historia, que demuestre a un buen escritor, para así formar un público seguro. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro! Lo importante es aprender a separar y a comprender que los escritores son humanos, y que aunque quizá con una novela lograron fascinar a un amplio público, no por ello deben siempre estar satisfaciendo a todo el mundo.

      Al fin y al cabo, ellos son los dueños de su pluma

      ¡Un saludo, Jesús!

      Eliminar
  3. Ya dice el proverbio que las comparaciones son odiosas. Creo que hay que saber valorar cada libro en si mismo, de manera individual, sin tender tanto a buscar el punto de referencia en la crítica de una lectura pasada.

    Como fan de Tolkien, la gente me suele comentar mucho que "si el Hobbit es muy infantil, no es como El Señor de los Anillos" o que si El Silmarillion "es muy extraño con un estilo raro, no es como ESDLA...". Pero es que cada libro tiene su momento, su explicación, y porqué no decirlo, su espíritu. La razón es que son diferentes, y deberíamos basar nuestras apreciaciones y/o criticas en el hecho de que nos parecen peores o mejores que un libro anterior. Es lo mismo que decir que esperabas un libro "igual" al anterior.

    Un buen ejemplo es Christian Jacq. Mis sagas favoritas son las de Ramsés y el Juez de Egipto, pero no puedo pasarme la vida valorando sus libros por comparación con esos; son historias diferentes con su propia razón de ser. De vez en cuando los escritores tienen la necesidad de cambiar de registro, estilo, historia, etc...

    Un post interesante como siempre n_n.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Madame, me alegra que te haya gustado el post ^^

      Si, con Tolkien eso pasa demasiado. La gente muchas veces esperaba que Tolkien escribiera, incluso, las historias que ellos querían, sin respetar mucho la visión del autor.

      Como tú dices, cada libro tiene su propia historia que contar. Es como si a un cineasta la gente le pidiera siempre las mismas películas, ¿no sería aburrido y tedioso? En la literatura, como mencioné, es fácil para muchos criticar y comparar, sin pensar en que los autores tienen derecho a escribir las historias que a ellos les gustan.

      Siempre he pesando que los libros malos son los que se escribieron para contentar a lectores (vender)

      No conozco a Christian Jacq. ¿Es interesante? Me alegra que hayas mencionado eso ^^

      Gracias por comentar. Abrazos, madame.

      Eliminar

Comentarios Indiscretos...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...