miércoles, 21 de marzo de 2012

En el café de la juventud perdida- Patrick Modiano



Tengo una predilección especial por los cafés. Me gusta el ambiente que se respira en ellos, y en mi ciudad (Santiago) hay bastantes, aunque por lo general la mayoría de la gente pasa de largo y no repara demasiado en ellos. Para mí constituyen un refugio donde leer tranquilamente, escuchar buena música o escribir.

Por eso siempre me llaman la atención los libros sobre cafés, por lo que ha sido una genial experiencia adentrarme en la historia de este autor que no conocía y que gracias a Carol, del blog http://10-15saturday-night.blogspot.com, pude conocer. Pueden leer su reseña AQUÍ


Datos ténicos del libro:

Editorial: Anagrama
Autor: Patrick Modiano
Fecha de edición:2007
Páginas:131


Ahora vamos a mi reseña...

La historia...

Es difícil definir la historia, porque En el café de la juventud perdida hay un estilo argumental y narrativo bastante atípico.

La historia se desarrolla en París y comenzamos con un genial párrafo donde un hombre del que jamás sabemos su nombre describe al café Le Condé y a una joven muchacha a la que todos llaman Louki, aunque no es ese su verdadero nombre. Según sus propias palabras, ella era una especie de misterio y parecía estar huyendo de algo, como si aquel café fuera su refugio.

En el café Le Condé suelen juntarse particulares individuos que van desde escritores malditos, poetas, artistas, fotógrafos y otros personajes con extrañas aficciones como ir anotando en un cuaderno la hora y el nombre de todos aquellos que pasan por aquel café.

Pero la novela no solo nos cuenta sobre el ambiente de Le Condé, sino que nos interna en el misterio de Louki, una joven que se convirtió en un enigma para todos y que marcó la vida de muchas personas. ¿Qué pasó con ella? ¿Por qué y de qué huía? Ese es la intriga que nos invita a conocer la novela.

El libro...

Lo curioso es nunca sabes quien es Louki en verdad hasta que llegas al clímax de la novela. Hay una atmósfera de nostalgia, confusión y amor entorno a ella, y a todos los narradores en primera persona que van conformando los capítulos del libro la han conocido.

El primer y el segundo narrador, por ejemplo, intentan averiguar que pasó con ella. Mientras que hay un capítulo en que la voz narrativa es la de la propia Louki.

A mí los libros me pueden seducir por dos cosas: la complejidad de la historia o la belleza literaria de la narración. Si una novela tiene una de estas dos características para mí se convierte en una obra maestra (lo cual es difícil) En este caso, En el café de la juventud perdida impera la narración exquisita del autor.

Es ese tipo de libro que, no importa la historia que te cuente, te atrapará por la poesía de sus palabras y la música que logra transmitir sin que apenas lo notes. A mí me pasa con Borges, Javier Marías, Thomas Eloy Martinez, Zafón, Rotfuss Patrick, Saramago, Cornelia Funke y Pessoa. Y estoy feliz de haber encontrado a un escritor que sepa narrar con belleza y elegancia.

El libro, por otra parte, es corto. Te lo lees de una sentada. Sin embargo, yo recomiendo leerlo lentamente, saboreando sus palabras, ya que aunque no lo parezca no es una novela tan fácil de entender o de definir. La historia de Louki y los hombres que la conocieron en aquel café se desarrrolla de forma lenta y es preciso absorverla bien para comprenderla.

Los personajes...

Los personajes son complicados de definir, ya que cada capítulo de la novela es narrado por un personaje distinto, todos con sus propias impresiones de Louki y tormentos interiores. Yo no los consideraría a todos complejos, a excepción de Louki y Roland, que es en quienes se sostiene la historia. Los demás están ahí para darle voz al pasado de Louki, uno que ni ella misma podría haber definido tan bien.

Curioso es que todos los personajes son melancólicos e algo inseguros. Al final me di cuenta de que no era solo Louki quien estaba perdida en el mundo, ahogada en una vida sin sentido para ella, sino todos los que concurrían a aquel café.

Y más curioso aun: todos terminan perdiendo algo.

Notas como realmente van perdiendo su juventud, siempre mirando hacia el pasado y hacia lo que podria haber sido. Me parecieron personajes delicados, no tan bien perfilados como a mí me habría gustado, pero a quienes puedes diferenciar perfectamente al introducirse en sus mentes.

Louki y Roland son, sin dudas, los mejores personajes. Ambos enamorados a su manera del otro; ambos intentando buscar un rumbo, un destino. Me gustó mucho la relación de ellos.

Conclusiones...

Definitivamente no es una novela para cualquiera. No hay acción ni una línea argumental tan asidua. El autor tiene un estilo muy personal y a veces hay momentos en los que llegas a perderte. Como mencioné antes, la novela seduce por la belleza de su narración y porque, tras llegar al final, no te deja indiferente. Yo la recomiendo a todos aquellos que les gusten las historias sobre la memoria, que invitan a la reflexión personal y se desarrollan en los bellos pasajes del viejo París de los años 60.

A mi, cuentos aparte, me ha encantado y pretendo leer todas las obras de este galardonado autor.



Mi valoración personal: Bueno

Lo mejor: su belleza narrativa

Lo peor: podría haberse trabajado más a algunos personajes

Primer párrafo del libro:

"De las dos entradas del café, siempre prefería la más estrecha, la que llamaban la puerta de la sombra. Escogía la misma mesa, al fondo del local, que era pequeño. Al principio, no hablaba con nadie; luego ya conocía a los parroquianos de Le Condé, la mayoría de los cuales tenía nuestra edad, entre los diecinueve y los veinticinco años, diría yo. En ocasiones se sentaba en las mesas de ellos, pero, las más de las veces, seguía siendo adicta a su sitio, al fondo del todo."

Frases memorables:

"Nuestro encuentro, cuando lo pienso ahora, me parece el encuentro de dos personas que no tenían raíces en la vida. Creo que los dos estábamos solos en el mundo."

"No hay mejor sistema para que desaparezcan los fantasmas que mirarles a los ojos."

"A veces nos acordamos de algunos episodios de nuestras vidas y necesitamos pruebas para tener la completa seguridad de que no lo hemos soñado."
 

"Cuando de verdad queremos a una persona, hay que aceptar la parte de misterio que hay en ella... porque por eso es por lo que la queremos, ¿verdad, Roland?" 

5 comentarios:

  1. Recuerdo la reseña de Carol y desde entonces tengo anotado el libro, solo me falta hacerle un hueco en mi interminable lista
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues un libro bastante cortito ^^ Yo me lo leí en 2 horas. Aunque no creo que sea un libro para recomendar a todo el mundo, a mí si me gustó.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Me alegra mucho que hayas disfrutado el libro, es verdad que no es muy conocido y sin embargo yo creo que es una autor que vale mucho la pena, yo también me voy a leer todo lo que pille de él, ha sido un gran descubrimiento. Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo leí en dos horas y me encantó, por su prosa original y porque es impredecible. Me gustó mucho el estilo del autor y pretendo leer todo lo que pueda de él también ^^

      Abrazos!

      Eliminar
  3. Bueno, no me he presentado... He llegado a tu blog porque somos compañeros en Café Literario :) soy Jose Martín y me he puesto a ver tus posts sin decir nada jajaj

    Bueno, yo leí Dora Bruder, no fue un buen comienzo con Modiano, no por la calidad del libro, sino porque es más bien un trabajo de investigación hecho novela. Debería haber empezado con este, mucho más relevante, aunque lo tengo en mi lista de futuras lecturas. Un saludo :)

    ResponderEliminar

Comentarios Indiscretos...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...