miércoles, 14 de marzo de 2012

El conde de montecristo- Alejandro Dumas

Editorial: Anaya
Autor: Alejandro Dumas (padre)
Año de publicación: 1845
Cantidad de páginas: 1055

Creo que todos los lectores hemos escuchado o leído, aunque solo fuera una vez, que los clásicos son "aburridos". Libros de exquisito valor literario pero demasiado pesados. Por supuesto, a veces no les falta razón, porque hay que decirlo: no es buena idea querer iniciar a alguien en el hábito de leer con un clásico. Esto a veces ocurre porque las épocas no se adaptan, especialmente si nos referimos al lenguaje.

Una muestra: El Cid Campeador. Libro muy denso que detesté con todas mis fuerzas cuando en su momento me obligaron a leerlo en mi época de estudiante y que no creo que sea capaz de volver a leer.

Sin embargo, hoy quiero reseñar un clásico que podría ser una de esas raras excepciones. Uno que me enamoró, que me sedujo y que, sí, lo confieso: fue el que me inició en el verdadero camino de la lectura y mi amor por las palabras (aunque ya me gustaba leer) Un libro que no olvidaré jamás y al que siempre miro con cariño. Me refiero a El Conde de Montecristo.

Todo fue gracias a mi padre.

Yo tenía trece años y ambos íbamos al campo, medio aburridos en el auto. Él manejaba y yo miraba por la ventanilla. De un momento a otro, y por alguna razón, empezamos a hablar de libros. Entonces él me contó de su libro favorito, ese que había leído cuando era un crío. Un libro sobre amor, venganza, misterio y aventuras. Nunca lo había visto hablar de forma tan entusiasta sobre un libro, ya que no es un hombre que lea con frecuencia. Pero aquella vez estaba tan fascinado contándome la historia que incluso se le olvidó decirme cual era el título.

Gracias, papá. Gracias a ti encontré mi libro favorito.


Vamos a la historia.... (Ojo: puede contener spoilers)

La novela parte con un capítulo bastante interesante, donde conocemos a su protagonista, Edmundo Dantés. Dantés es un joven marinero que trabaja en el barco El Faraón y que, gracias a su honestidad y aptitudes, se ha ganado la confianza plena del capitán del Barco. Allí también trabaja con un amigo suyo, Danglars, quien anhela secretamente poder ascender. Sin embargo, y tras la muerte del viejo capitán, este decide elegir a Dantés como su sucesor, quedando el joven a cargo de El Faraón como nuevo capitán, evento que frustra enormemente al joven Danglars al ver arruinado su sueño.

El barco llega a la ciudad natal de Dantés, Marsella, y este se reune allí con Mercedes, su amada y prometida, y su anciano padre, un hombre humilde que ama a su hijo. También se encuentra ahí con su mejor amigo, Fernando Mondego, un joven de buena familia que secretamente ama a Mercedes y siempre ha sentido fuertes celos hacia Edmundo. 

Por otra parte, Edmundo debe entregar una carta que recibieron en el arribo a una isla. Una carta que el capitán le encomendó antes de morir y que Dantés debía entregar al llegar a la ciudad. 

Estos tres eventos serán fundamentales para el desarrollo del argumento: el ascenso de Edmundo a capitán del barco, su reunión con su amada Mercedes, con la que pretende casarse lo antes posible, y la entrega de esta misteriosa carta. Los primeros dos eventos son claros desde el principio: Edmundo es fruto de los celos de su amigo Fernando Mondego y la envidia de Danglars, su compañero. Y ambos, tras conocerse, se confabularán contra Dantés para arruinarlo y quitarle aquello que ambos desean.

Tras una confabulación entre ellos y el juez Villefort, logran que encarcelen a Dantés por un crimen que no cometió en el terrible castillo de If.

Dantés pasa años allí, encerrado y sin esperanza, hasta que conoce a un anciano que intentaba fugarse y accidentalmente llega hasta su celda. El abate Farías. Un hombre sabio e inteligente con todo tipo de conocimientos. Dantés y él se hacen amigos, y Farías decide enseñarle al joven todo lo que sabe. Todos sus conocimientos, los que incluyen desde literatura, economía y ciencias hasta el arte de la esgrima y la defensa personal. Como los guardias solo iban a dejarles la comida una vez al día y las celdas eran gruesas como cuevas, nunca nadie se percató de nada.

Un día Farías muere, pero antes de morir le da a Dantés el mapa de su tesoro, el cual escondió en una pequeña isla desierta llamada Montecristo. Farías le hace prometer que no buscará venganza y que huirá de allí. Dantés logra huir en una escena épica en la novela y, tras encontrarse con unos piratas y conseguir que uno de ellos le jurara lealtad al perdonarle la vida, Dantés logra encontrar el enorme tesoro, lo que lo convierte en un hombre automáticamente rico.

Este es el comienzo de su venganza y su nueva identidad como El Conde de Montecristo.

El libro....

Como es habitual en la prosa de Dumas, el Conde de Montecristo, al igual que Los tres Mosqueteros, posee una narrativa ágil pero no exenta de excelentes descripciones y detalles. Es un libro gordo (más de mil páginas) pero muy atrapante y fácil de leer, si bien algunas partes pueden resultar densas para lectores no acostumbrados a leer.

El argumento principal de la historia es la venganza. Y sus consecuencias. Pero también hallamos el tratamiento de la envidia, los celos y la corrupción. Como si de un psicólogo de tratase, Dumas hace un retrato del ser humano en todo su esplendor al tiempo que nos cuenta una historia bastante folletinesca, cosa muy difícil de lograr un libro. 

La novela posee ese aire indiscutible de las grandes historias desde el principio, poniendo en escena un montón de personajes, todos con su papel y su momento de protagonismo. Dumas logra, de forma magistral, que todo vaya encajando lentamente, pero sin alargarse de forma innecesaria. La narración es tan vivaz que en ningún momento te replanteas nada. Absorves cada grano de valiosa información y eres testigo de como se desarrolla toda la venganza de Dantés casi como si tú fueras él. 

Los fans del Conde de Montecristo y los estudiosos de la obra de Dumas suelen decir que el éxito de esta historia se debe a la cantidad de ingredientes que posee, como si fuera un libro que acogiera todos los géneros de novela para satisfacer los gustos de cada lector que se adentra en ella. Juega a su favor, además, la introducción tan amena de los personajes, cada uno con su propia historia y conflicto. Ninguno sobra. Ninguno está de más o por casualidad. Todo dato, diálogo y descripción importa.

Y eso es lo que hace que la lectura nos resulte tan llena de vida. Como si de un arquitecto se tratara, Dumas logró armar un mundo en torno al desarrollo de un hombre, Edmundo Dantés, a quien vemos "crecer", por decirlo de alguna forma, lo cual es una experiencia bastante placentera.

Los personajes...

Como dije antes, un pilar sólido del libro son los personajes. Todos se adaptan a su papel y son fieles a sí mismos, resultando ser terriblemente complejos. Nadie en la novela es perfecto. Nadie es completamente malvado ni completamente bueno, sino que todos tienen algo de luz y oscuridad en su interior.

Edmundo Dantés es el más complejo y fascinante de todos. Un gran protagonista lleno de fuerza y carisma. Nunca me deja de sorprender como se desarrolla el personaje. Su humanidad por sobre todo. Dantés empieza siendo un joven humilde, ingenuo e ignorante para convertirse en un hombre calculador, culto y rico lleno de rencor, dolor y ansias por ver destruidos a quienes lo metieron injustamente en la cárcel, donde pasó 16 años de su vida.

Vemos sufrir a Edmundo y perder la fe en Dios durante su estancia en la cárcel, pero también recuperar la esperanza y las ganas de vivir solo motivado por la venganza. Lo vemos evolucionar, volverse más cínico. Dantés/Montecristo, dos caras de la misma moneda que a menudo libran una lucha interna.

Y eso lo notamos en su amor por Mercedes, a quien, a pesar de creerla una traidora tras descubrir que se casó con su ex mejor amigo y uno de los hombres que le destruyó la vida, sigue amándola. Cito una de sus frases en el libro .

"-El día en que decidí vengarme... ¡debí arrancarme el corazón!

No quiero hablar de los demás personajes, porque sería dar demasiados spoilers importantes, pero sigo repitiendo que Dumas ha hecho una maravilla con todos ellos, que se mueven en la novela como piezas fundamentales de un tablero de ajedrez en el que el conde de Montecristo es el jugador. Sin embargo, es un juego de venganza que no solo perjudicará a sus enemigos y su amada Mercedes, sino a mucha gente inocente.

Realmente, no se mueran sin haber leído este estupendo libro.

 
Valoración: Obra Maestra

Lo bueno: su excelente argumento

Lo malo: me parece que, para ser tan excelente la novela, el final es un poco precipitado

Primer párrafo del libro:

"El 24 de febrero de 1815, el vigía de Nuestra Señora de la Guarda dio la señal de que se hallaba a la vista el bergantín El Faraón procedente de Esmirna, Trieste y Nápoles. Como suele hacerse en tales casos, salió inmediatamente en su busca un práctico, que pasó por delante del castillo de If y subió a bordo del buque entre la isla de Rión y el cabo Mongión. En un instante, y también como de costumbre, se llenó de curiosos la plataforma del castillo de San Juan, porque en Marsella se daba gran importancia a la llegada de un buque y sobre todo si le sucedía lo que al Faraón, cuyo casco había salido de los astilleros de la antigua Focia y pertenecía a un naviero de la ciudad"

Frases memorables:


"Sólo el que ha experimentado el colmo del infortunio puede sentir la felicidad suprema" 

" Toda la sabiduría humana estará resumida en dos palabras: ¡Confiar y esperar! "

"Hasta en la desgracia se encuentra el orgullo de nuestra pobre humanidad, y cada cual cree ser mas desgraciado que el prójimo que llora y gime a su lado."

5 comentarios:

  1. De Dumas leí los Tres Mosqueteros y me gustó mucho, una excelente novela de aventuras. El Conde Montecristo es uno de mis libros pendientes.

    En cuanto a eso que comentabas sobre clásicos de la literatura tediosos, siempre he sentido interés en leer los clásicos porque quiero saber la razón de porqué han adquirido el venerable título de "clásicos de la literatura". En ocasiones te encuentras con gratas sorpresas, como fue en mi caso La Divina Comedia, aun cuando sé que muchos lo consideran un tostón de libro. Yo quiero contribuir a la lista de clásicos tediosos con dos más:

    -Crimen y castigo: interesante en su inicio, pero luego se queda a medio camino entre la novela y el manual de filosofía. Demasiado denso.

    -La Regenta: simplemente insoportable... XD.

    Un post interesante, como siempre :D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Tres Mosqueteros es una de sus mejores obras junto con El conde de Montecristo y El hombre de la máscara de hierro ^^

      Yo, la verdad, al igual que tú no suelo llevarme por ese prejuicio de que los clásicos son aburridos. Sí, he hallado algunos aburridillos (como el Mío Cid o las novelas de Jane Austen) pero otros que simplmente me impresionaron, y entiendo por qué siguen trascendiendo en el tiempo.

      La Divina Comedia a mí me gustó un montón, aunque admito que s la hubiera leído con 14 o 15 años, me habría resultado pesada.

      -¿Crimen y Castigo no te gusto? D: Pues a mí si me gustó XD Pero más que nada porque creo que el personaje de Raskolnikov está muy bien logrado. Aun así, es cierto que a veces el autor divaga mucho, alejándose de la historia.

      -La Regenta no he tenido oportunidad de leerla, pero sí que he escuchado varias críticas como las tuyas acerca de ella xD

      Me alegra que te haya gustado el post ^^

      Saludos, madame.

      Eliminar
    2. amigo la mascara de hierro no la escribio dumas fue hecho por una mujer investiga veras....saludos

      Eliminar
    3. En efecto.
      La saga de los mosqueteros se compone de 'Los mosqueteros', 'veinte años después' y 'el vizconde de Bragelonne'. Es en la última en la que se hace referencia al hermano de Luís XIV.

      Otro clásico que me encanta es 'La guerra de las mujeres', también de Dumas.
      Asimismo, hay obras como la Ilíada o la Odisea (en especial, el carácter novelístico de esta última, pues la primera es una oda) que son para chuparse los dedos.

      Eliminar
  2. Buen día, espero se encuentre bien.
    Le escribo porque me gustó muchísimo su reseña de El Conde de Montecristo para incluirla en un proyecto de una app que ofrece la compra o descarga de libros a través de recomendaciones. ¿Nos permitiría incluirla bajo su autoría? Por favor, escríbame a isabel.fernandez@educatablet.com y podemos conversar más al respecto

    ResponderEliminar

Comentarios Indiscretos...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...