martes, 20 de diciembre de 2011

Una serie de eventos desafortunados- Lemony Snicket


Este es uno de esos pocos, increíbles e inusuales libros dirigidos a niños que no tienen "moraleja". Exacto. Es un libro sin moralejas ni principios, y sus personajes son tan genuinamente originales, tan vivos, que al final resulta imposible no dejarte seducir por ellos.

Lo que más destaco es la forma en como el autor, Lemony Snicket (pseudónimo de Daniel Handler), narra esta historia. Y como la trama, a lo largo de los 13 libros, va haciéndole honor a su título. Porque lo cierto es que "desdichas" es quedarse corto, ya que la historia reboza pesimismo y cierta crueldad hacia los jóvenes protagonistas: lo hermanos Baudelaire.

Es difícil para mí decidirme por quien hablar primero: si por el autor o la historia.

Partiré con su particular autor. Lemony Snicket no solo se limita a contar la historia, sino que interviene descaradamente en ella en diversos capítulos, sacando a veces al lector de contexto usando un humor negro que me parece absolutamente divertido. Por otra parte, antes de comenzar cada libro, el autor hace dedicatorias a una supuesta enamorada (Beatrice) que murió trágicamente. Las dedicatorias son ciertamente bellas, algunas llenas de poesías..., otras bastante extrañas.

Aquí un ejemplo:

"Para Beatrice: Querida, encantadora, muerta."

Por otra parte, y como ya había mencionado, Snicket suele hacer comentarios sobre su vida, e incluso al principio de cada libro y en la misma contraportada, se toma la libertad de recomendarle al lector que deje el libro donde lo encontró porque aquella no era una historia con finales felices ni sucesos optimistas. "Mejor lee otro libro", comenta con soltura.

Esto es lo que el propio Snicket pone en la contraportada del primer libro:

"Querido lector:

Siento decirte que el libro que tienes en las manos es extremadamente desagradable. Cuenta una triste historia acerca de tres niños con muy mala suerte. Aunque son encantadores y muy listos, los hermanos Baudelaire llevan una vida llena de desgracias e infortunios. Ya desde la primera página de este libro, cuando los niños están en la playa y reciben terribles noticias, y a lo largo de toda la historia, todo tipo de desastres les van pisando los talones. Casi se podría decir que tienen un imán para las catástrofes.
Sólo en este librito tan corto, los tres jóvenes y simpáticos niños se enfrentan a un codicioso y repulsivo malvado, se ven obligados a llevar ropa que pica, sobreviven al desastre de un pavoroso incendio, a un complot para despojarles de su fortuna y a tener que tomar gachas frías para el desayuno.
Yo tengo la triste obligación de escribir esos desagradables acontecimientos, pero a ti nada te impide cerrar inmediatamente este libro y leer algo más alegre, si es eso lo que prefieres."


La trama: la serie de trece libros desgrana la desdichada vida de los hermanos Baudelaire (Violet, Klaus y Sunny, en orden de edades), quienes tras la repentina y misteriosa muerte de sus padres en un incendio, tuvieron que irse a vivir con un primo lejano llamado Conde Olaf, un hombrecillo siniestro, desdeñoso y cruel. El objetivo de Olaf es deshacerse de los hermanos para quedarse con su fortuna, y a lo largo de los libros este pérfido individuo tramará hasta los más descabellados planes para borrarlos del mapa, fallando una y otra vez, pero al mismo tiempo haciendo a los niños muy miserables.

Lo sorprendente y destacable es que a menudo personajes buenos mueren de forma trágica y horrible por causa de las artimañas de Olaf, y que tal como el título dice, los hermanos Baudelaire nunca pueden tener un final feliz. Deben hacer frente a muerte de seres queridos, orfanatos desagradables, peligros, abandono, mentiras, y toda una "serie de eventos desafortunados".

Es un libro hilarante, divertido y emocionante, con una narración que invita a la lectura y que se destaca por su originalidad y ritmo, además de tener muchas alusiones literarias, como nombres de escritores muertos.

La película por otra parte está muy bien ambientada, con un estilo victoriano y oscuro. La actuación de Kim Carrey como el Conde Olaf es excelente, y alzo mi sombrero (o mi lápiz atravesado) hacia los maquilladores y diseñadores de vestuarios del film.

Mi valoración: Muy bueno


Lo mejor: la divertida narración.

Lo peor: a veces, algunas cosas quedan inconclusas.

Primer párrafo del primer libro: "Si estás interesado en historias con finales feliz, estarías mejor leyendo algún otro libro. En este libro, no sólo no hay un final feliz, tampoco hay un comienzo feliz, y muy pocas cosas felices en el medio."

Comentarios destacables del libro (o del propio Snicket): 

Este es un párrafo que el autor escribe a los lectores cuando concluye un capítulo de forma inesperada...

"Siento mucho, muchísimo, haberos dejado así colgados, pero cuando estaba escribiendo la historia de los huérfanos Baudelaire, eché un vistazo al reloj y me di cuenta de que estaba llegando tarde a una cena de etiqueta que daba una amiga mía que se llama madame diLustro. Madame diLustro es una buena amiga, una excelente detective y una buena cocinera, pero se enfada muchísimo si llegas siquiera cinco minutos más tarde de la hora a la que ella te ha invitado, así que ya entendéis por qué me he tenido que ir a toda prisa. Seguro que al final del capítulo anterior habréis pensado que Sunny estaba muerta y que eso era aquello tan terrible que les ocurrió a los Baudelaire en casa de Tío Monty, pero os prometo que Sunny sobrevive a ese episodio. Desgraciadamente es Tío Monty quien pronto estará muerto, pero todavía no."

Otros...

"A menos que seas abogado, probablemente te parezca raro que el plan del Conde Olaf fracase porque Violet firmara con la mano izquierda en lugar de con la derecha. Pero las leyes son un poco raras. Por ejemplo, un país de Asia tiene una ley que obliga a que todas las bicicletas tengan las ruedas del mismo tamaño. Una isla tiene una ley que prohíbe que nadie recoja la fruta. Y una ciudad no demasiado alejada tiene una ley que me prohíbe acercarme a menos de ocho kilómetros de sus límites."

"Robar, claro está, es un delito, y de muy mala educación. Pero, como la mayoría de cosas de mala educación, es excusable bajo ciertas circunstancias. Robar no es excusable si, por ejemplo, estás en un museo, decides que cierto cuadro quedaría mejor en tu casa y sencillamente coges el cuadro y te lo llevas. Pero, si estuviereis muy, muy hambrientos y no tuvieseis forma alguna de conseguir dinero, podría ser excusable coger el cuadro, llevároslo a vuestra casa y coméroslo."

"Las buenas personas que van a publicar este libro tienen una preocupación que me acaban de expresar. La preocupación es que los lectores como vosotros leerán la historia de los huérfanos Baudelaire e intentarán imitar algunas de las cosas que ellos hacen. Así pues, en este punto de la historia, para apaciguar a mis editores —el verbo «apaciguar» significa aquí «hacer que dejen de arrancarse los pelos de desesperación»—, permitidme, por favor, daros un consejo, a pesar de que no sé nada acerca de vosotros. El consejo es el siguiente: si alguna vez necesitáis llegar cuanto antes a la Cueva Sombría, no robéis un barco e intentéis cruzar el Lago Lacrimógeno en medio de un huracán, porque es muy peligroso y las posibilidades de que sobreviváis son prácticamente nulas."

1 comentario:

  1. No he leído este libro aunque muero por hacerlo, la crítica me parece buena y en cuanto a la película, yo resaltaría los escenarios, así como la casa del tío aficionado por las serpientes o la 'mansión' del conde olaf :)

    ResponderEliminar

Comentarios Indiscretos...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...